Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:PILAR LÓPEZ DE AYALA | Actriz

"Está bien ser reina por doce semanas"

A sus 23 años, acaba de obtener la Concha de Plata del reciente Festival de San Sebastián por su papel protagonista en el filme 'Juana la Loca', de Vicente Aranda. Aficionada al cine, a la lectura y a viajar a lugares lejanos, llena su maleta de cosas inútiles, muere por el marisco, y se divierte 'con el sentido del humor ácido, currado'.

Pregunta. Entre Aurora Bautista y usted, ¿quién es más Juana y quién más loca?

Respuesta. Yo soy más Juana y ella es más loca.

P. En la vida civil, ¿tiene también ese toque de ninfómana de la película?

R. No [ríe]. De entrada, no creo que Juana fuera ninfómana. Pero la sexualidad está en la vida de todo el mundo, y en la mía, por supuesto, también.

P. ¿Enamorarse es sufrir?

R. Sí. Pero también es subir. Subir y bajar, porque esa misma nube que te sube al cielo de repente se esfuma y te das una hostia contra el suelo [risas], que es directamente proporcional a la altura a la que has subido.

P. ¿Es usted de pasiones desatadas?

R. Sí. Depende, pero sí.

P. Será usted más bien contenida, siendo Virgo.

R. Pues es que tengo un ascendente Escorpio que me influye mucho. Tengo mi temperamento, mi parte pasional, y mi parte Virgo, que es la que me centra un poco y me para los pies.

P. Como Juana de Castilla, ¿lo hubiese pasado igual de mal por un príncipe como don Felipe de Borbón?

R. No sé si hubiera llegado a enamorarme tanto durante tanto tiempo.

P. ¿Él es un Felipe hermoso?

R. La verdad es que es un chaval guapete [ríe], pero no está entre mis hombres favoritos.

P. No tendrá usted un padre que se le porte tan mal como Fernando el Católico.

R. Pues no.

P. Ni un novio infiel y mentiroso, como Felipe.

R. Digamos que he tenido experiencias parecidas, pero no tan dramáticas como la historia de Juana. ¿Por qué es tan personal esta entrevista? [Ríe]

P. ¿Se lava más que lo que la historia cuenta de su madre, Isabel la Católica?

R. [Risas] Paso bastantes horas en la bañera. Así que debo de estar limpita.

P. ¿Por qué sé empeña en la peli en marcar a su marido, con lo mono que es el capitán de la guardia?

R. Porque a lo mejor se queda sólo en eso: en un chico mono.

P. Corta a mordiscos el cordón umbilical al luego Carlos V. ¿Es tan expeditiva para todo?

R. No, ni mucho menos. De vez en cuando tengo un pronto, pero no soy tan valiente ni decidida.

P. Juana la Loca es el papel más duro que ha hecho hasta ahora.

R. Sí. Me ha hecho implicarme a nivel emocional más que otros personajes.

P. Por un momento se creyó reina de Castilla.

R. Yo estaba siendo ella cuando estábamos rodando.

P. Veinte kilos de traje. ¿Se puede atender a las prisas del amor tan cargada?

R. Cuesta, ¿eh? Ha sido complicado en ese sentido, pero por amor, cualquier cosa. Veinte o cincuenta.

P. ¿Cuáles son sus gustos más baratitos?

R. Es que, en general, mis gustos son muy baratitos. Yo soy muy de andar por casa, de verdad. Mira cómo voy vestida.

P. 'La perversidad es una idea que me atrae mucho'. ¿Es una mala clásica, de libro?

R. No, pero me atrae mucho esa personalidad, que tiene sus recovecos, y que te hace darle al tarro más vueltas de lo normal.

P. Dice Aranda que usted puso reparos a las escenas de sexo.

R. Simplemente trataba de mostrarle otros caminos digamos no tan explícitos, pero más interesantes a mi modo de ver, que luego pusimos en práctica y funcionaron.

P. ¿Es la actriz del momento?

R. De este momento puede que sí, pero pasará.

P. ¿Y del futuro?

R. Al tiempo. Ya me lo curraré.

P. ¿Qué va a ser de mayor?

R. [Ríe] Pues todavía me lo estoy pensando. Podría no dedicarme al cine. Tengo muchas inquietudes: los idiomas, las letras, la naturaleza...

P. ¿Saca alguna vez los pies del plato?

R. Muy a menudo. Pero normalmente no lo hago delante de la prensa.

P. ¿Juana estaba loca?

R. Estaba enamorada como una loca.

P. ¿Es usted celosa?

R. No demasiado, pero he sufrido los celos.

P. Con un chico como Daniele Liotti por marido, ¿merece la pena serlo?

R. Sí.

P. ¿Le ha cogido gusto al cine de época?

R. Me encantaría volver a hacerlo.

P. ¿Es muy de disfrazarse?

R. No, pero está bien ser reina por doce semanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de octubre de 2001