Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere a los 56 años el rockero sevillano Silvio, autor de 'Betis'

El cantante publicó en 1999 su último disco, 'To África from Manchester'

Silvio Fernández Melgarejo, Silvio, el rockero sevillano autor del himno oficioso de Sevilla titulado Betis, falleció ayer en la capital andaluza, a los 56 años, tras varias recaídas en sus problemas cardiorrespiratorios. El cantante, de espíritu anárquico y bohemio, publicó seis discos desde 1980 hasta 1999, año en el que se editó su último trabajo, A color, to África from Manchester, con una nueva formación, Silvio con sus Diplomáticos.

Silvio Fernández Melgarejo, que había sido ingresado el pasado jueves en el hospital Virgen del Rocío, había sufrido varias recaídas graves en la última década. Desde principios de los noventa, apenas se presentó en directo debido a sus problemas cardiorrespiratorios. Eran famosos entre sus seguidores sus inesperados cambios de un tema a otro durante sus actuaciones.

A finales de la década de los ochenta, Silvio se convirtió en una especie de embajador de la bohemia sevillana. Canciones como Betis -aunque él mismo se confesaba seguidor de su eterno rival, el Sevilla Fútbol Club-, Sureños, el swing dedicado a la Virgen que se titula La pura concepción o No lo fagas mais forman parte de la memoria de la ciudad.

Silvio, que tocó con cuatro formaciones distintas, no dudaba en utilizar músicas y letras de otros artistas. Desde las de Adriano Celentano hasta coplas como Vengo buscando pelea, que hizo famosa Antonio Molina, cualquier cosa que le gustaba pasaba a formar parte de su personalísimo repertorio.

Silvio se hizo famoso por su voz aguardentosa con la que entonaba lenguas de su invención, con palabras prestadas del italiano, el francés y el inglés. El cantante comenzó su carrera tocando la batería en el grupo Los Cinco Mercury, a principios de los años sesenta.

'Hoy día, cuando con tanta facilidad la palabra artista se aplica a cualquier indocumentado, ha muerto un hombre que sí merecía con todos los honores ese nombre. Su nombre significa silvestre, salvaje, no domesticado, y eso fue Silvio, ni Dios ni el diablo pudieron con él', dijo ayer Pive Amador, su amigo, productor y autor de casi todas sus canciones desde 1975. Y añadió: 'Silvio dijo en una ocasión que 'la verdad, si no tiene gracia, a nadie le interesa'. Era más filósofo que músico'.

Rebelde

El carácter rebelde de Silvio puso muchas veces en apuros a los músicos que trabajaron con él desde 1980. 'Muchas veces tenía que ponerme yo a cantar, para terminar una canción porque a Silvio le había dado el punto de dejarla por la mitad, o, en otras ocasiones, le seguíamos saltando de un tema a otro', comentaba ayer Pive.

El rockero, que a finales de los sesenta tocó con otras formaciones, como Los Gong, estuvo casado con una rica heredera británica -su abuela fue dama de la corte de la reina de Inglaterra- con la que tuvo un hijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de octubre de 2001