Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

TVE-1 estrena una serie que traslada a la ficción la vida de la Guardia Civil

El actor Juan Luis Galiardo coproduce y protagoniza 'Mi teniente'

La primera mujer teniente de la Guardia Civil llegó antes a la ficción que a la realidad española. Mi teniente, la serie que TVE-1 estrena esta noche (22.35), fue concebida hace cuatro años, una época en la que no había ninguna oficial en la Benemérita. En la actualidad, apenas rondan la decena. Pilar (Beatriz Argüello), la protagonista femenina de Mi teniente, podría ser una de ellas. Juan Luis Galiardo, actor y coproductor de la serie, la definió ayer como una producción que 'retoma el pulso de una televisión pública con inquietudes'.

La preparación física y académica de los oficiales, la lucha antiterrorista, la inmigración y el narcotráfico son, entre otros, los temas que abordan los cinco capítulos de Mi teniente, producida para TVE por Calleja-Galiardo. 'La Guardia Civil es una gran desconocida en España', recordó ayer Juan Luis Galiardo. Según el actor, la serie aspira a reflejar la 'evolución importantísima' que ha tenido esta institución a lo largo de los últimos años, algo que se trata de contar 'desde la familia' y 'los sentimientos'. En la ficción, Galiardo es Faustino, el padre de Pilar. También es guardia civil, aunque de rango inferior.

Mi teniente no pretende ser sólo una serie de acción, sino que trata de reflejar los aspectos más humanos de la vida de los guardias civiles, incluidas 'sus corruptelas y debilidades', añadió Galiardo. 'La serie es enormemente crítica con la institución y con la sociedad'. En cuanto a los residuos machistas de la Guardia Civil, su codirector y guionista, Agustín Poveda, apuntó que Mi teniente 'narra el camino iniciático de una mujer en un mundo particularmente masculino'.

Junto a Juan Luis Galiardo y Beatriz Argüello, en los papeles centrales, Carlos Fuentes (Mario), Josep Linuesa (Carmelo) y Simón Andreu (Hinojosa) completan, entre otros, el reparto de esta producción cuyo objetivo es continuar más allá de los cinco episodios. El propósito de la serie, que ha contado con el asesoramiento y la colaboración de la Dirección General de la Guardia Civil, es producir nuevos capítulos, siempre y cuando cuente con el apoyo de la audiencia.

Para Josetxo San Mateo, codirector de Mi teniente, uno de los mayores méritos de la serie es que 'se sale de los parámetros convencionales'. Para realizarla, apenas se ha recurrido a los decorados. 'Ha sido como hacer cinco peliculitas. Todos los días había que montar y desmontar'.

Otra de las osadías de la serie, según Galiardo, es que 'tiene el riesgo de lo profundo', el estar concebida para 'una sociedad que no sólo debe reír a carcajadas, sino también sonreír y pensar'. Más allá del puro entretenimiento, Mi teniente se postula como la antítesis de esas producciones que el actor y coproductor calificó como criaturas de una 'televisión alienígena y patética que no refleja la realidad de los ciudadanos'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de septiembre de 2001