Los críticos de IU tomarán la iniciativa para impulsar la coalición con un nuevo manifiesto

La plataforma que encabeza Concha Caballero da por cerrados los intentos de pluralidad interna

Los críticos de IU de Andalucía se proponen tomar la iniciativa con un nuevo manifiesto para impulsar el proyecto de la coalición por su cuenta, sin esperar a la estrategia que marque la dirección de Diego Valderas. Este sector -que en 13ª asamblea se aglutinó en torno a la Concha Caballero y obtuvo un 46% de apoyos- da por cerrados los intentos de alcanzar la pluralidad interna y denuncia la 'parálisis' de la cúpula actual. 'La plataforma por la recuperación de IU va a seguir funcionando, queremos coger la iniciativa política y lanzarla a la calle con los cargos públicos que tenemos', declaró Caballero.

Aunque Concha Caballero, coordinadora de IU en Sevilla y diputada en el Parlamento autonómico, asegura que con el nuevo manifiesto, que se hará público en unos días, no se pretende lanzar ningún envite a la ejecutiva, de la que ella forma parte, los cierto es que este gesto evidencia la falta de sintonía entre los dirigentes de la coalición.

El mes próximo se cumplirá un año desde que se celebró la 13ª asamblea, de la que salió elegido con un 54% de los votos Diego Valderas frente al 46% de Caballero, y las heridas siguen abiertas. El reparto de fuerzas es idéntico al de entonces y los acuerdos posteriores no han resuelto las diferencias.

No en vano, Caballero dejó el pasado 13 de julio la portavocía adjunta en la Cámara, después de que fuera confirmado como portavoz Antonio Romero, ex coordinador regional, al considerar que no existía un proceso de integración real y que la continuidad de Romero significaba, a su vez, la prolongación de la etapa anterior, en la que se perdieron la mitad de votos y escaños en las elecciones autonómicas y 200.000 sufragios en las generales. El portavoz logró el respaldo de la mitad de los diputados del grupo (su propio voto, el de Vicente Acuña, ahora portavoz adjunto y el de Manuel Clavo), y el rechazo de Caballero y Francisco Ríos, mientras que José Cabrero se abstuvo.

La dirigente de IU recordó ayer que el sector que representa había estado callado el margen de tiempo que pidió Valderas para ir produciendo cambios, pero sus promesas está 'aún en blanco, las personas que dirigen la organización siguen siendo las mismas y no ha habido apertura hacia el exterior como se acordó en la asamblea'. Caballero dio por cerrado los intentos de materializar la pluralidad en los órganos: 'Hemos tomado nota y nos trasladamos al terreno político'. Según ella -que ha mantenido varios contactos con otros dirigentes críticos durante el verano- lo importante es propiciar un giro radical en la forma de hacer política, con la incorporación de movimientos sociales que están surgiendo, así como nuevas opciones políticas: 'Renunciamos a seguir peleando por arriba, nos vamos a centrar en sacar ideas nuevas desde abajo y en la calle'.

Postulados

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los críticos no esperarán a que la cúpula de la coalición asuma los postulados de la 13ª asamblea, 'que se han retrasado de una manera torpe e injustificada', y presentarán en las próximas semana su manifiesto que, con la idea de la recuperación de IU, se estructura en tres ejes: respuesta a la globalización, reforma del Estatuto de Autonomía y preparación de las elecciones municipales de 2003 con activa participación de colectivos y asociaciones ciudadanas.

Caballero insiste en que no pretenden actuar al margen de la dirección, ya que la propuesta será trasladada también a los órganos directivos, 'pero no vamos a pedir permiso'. 'Se trata de principios que se aprobaron en la 13º asamblea, nadie los puede prohibir, si el Consejo Andaluz quiere ir por libre, allá ellos', señaló. La propia dirección federal, que encabeza Gaspar Llamazares, ve con buenos ojos la iniciativa política de los críticos andaluces.

La diputada de IU mostró su preocupación por el ascenso de la derecha en Andalucía, 'con un PSOE bajo cero' y el retroceso que ha registrado su propia organización: 'Tenemos la oportunidad de aglutinar en una sola papeleta de voto todo lo que se mueve a la izquierda del PSOE y no podemos perderla por un problema de poder'.

En el sector crítico se encuentran dirigentes como la alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, y el ex coordinador regional y portavoz adjunto en el Congreso Luis Carlos Rejón.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS