Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS NÚMEROS | Apuesta por el ahorro

La Liga española se aprieta el cinturón

Los clubes españoles se han gastado 50.000 millones en reforzarse, 25.000 menos que el curso pasado

La Liga se aprieta el cinturón en la compra de jugadores. El gasto sigue siendo elevado (50.459 millones de pesetas), pero notablemente inferior al del curso pasado (75.000). Es decir, 25.000 millones menos. Ha habido fichajes espectaculares, sí; grandes estrellas mundiales, pero muy escogidas (Zidane y Saviola) o, en todo caso, cedidas por otras entidades (Boban, Witschge o Ikpeba).

Ha habido fichajes espectaculares, pero muy escogidos (Zidane y Saviola) o cedidos (Boban, Witschge e Ikpeba)

Paradójicamente, la Liga ha contratado a más jugadores que en la campaña anterior, pero, eso sí, con mucho menos dinero: 91 ha habido este verano por los 80 del pasado, sin contar a otros 22 que han llegado cedidos. Tan es así que la Premier League inglesa, antaño tan lejos en gastos de la Liga española, la ha adelantado con sus 60.000 millones de pesetas.

Los más compradores, que no los más derrochadores, han sido el Málaga, el Rayo Vallecano y el Sevilla, cada uno de los cuales con ocho nuevos futbolistas. Les sigue otro recién ascendido, el Betis, con siete, mientras el Madrid (Zidane, del Juventus) y el Valladolid (Mario, del Atlético) sólo han contratado a uno. El Athletic y la Unión Deportiva Las Palmas cierran esta clasificación sin un solo fichaje.

Los clubes tratan de equilibrar sus cuentas y han ingresado por sus traspasos 35.200 millones, entre ellos el más caro de la historia española: el de Gaizka Mendieta, del Valencia al Lazio, por 8.000 millones. De los 20 equipos de la Primera División ocho hacen caja con la compra-venta de jugadores, dos quedan a la par (Athletic de Bilbao y Mallorca) y otros diez acarrean déficit. Parece como si los clubes empezaran a desconfiar del maná que pueda llegar de la negociación de los derechos televisivos de los partidos, que está a la vuelta de la esquina, en 2002.

La reducción en el gasto es generalizada, con los dos primeros clasificados en la pasada Liga, el Real Madrid y el Deportivo, a la cabeza. Pese a la exuberancia del fichaje de Zidane (13.000 millones), el Madrid ha partido casi por la mitad los 21.000 millones del desembolso del pasado curso en incorporaciones. Zidane ha sido su única inversión. Lo que no ha impedido que el déficit de su balance de fichajes siga siendo el más alto de la Liga, con 11.000 millones de pesetas.

Más clamorosa ha resultado la reducción en los fichajes del subcampeón liguero. Con la adquisición del centrocampista espanyolista Sergio (2.800 millones), el Deportivo sólo ha gastado 3.100 millones, muy lejos de los 10.800 de la pasada campaña. En esta línea restrictiva se ha comprometido su vecino, el Celta, que abonará en fichajes 4.000 millones menos que el pasado verano. En todo caso, se ha traído a Vigo a una figura internacional, el centrocampista croata Boban, cedido por el Milan.

Al vagón de los austeros se suben sin concesiones la Real Sociedad, la Unión Deportiva Las Palmas, el Valladolid y el Athletic, que no han desembolsado ni un solo euro. No es que no hayan incorporado a nadie, sino que se trata de jugadores que, por distintas razones, les han llegado gratis. El Athletic prosigue así una tradición que ya inició el pasado año: ni gasta ni ingresa nada. Esta vez, eso sí, la inversión la destinó al cuerpo técnico: el primer entrenador, Jupp Heynckes; el director deportivo, Andoni Zubizarreta, y el preparador físico, Ángel Vilda.

El Mallorca, de nuevo presente en la Liga de Campeones, compra por lo que vende, 2.100 millones, mientras que el Valencia, el Málaga y el Alavés lideran el pelotón de los más beneficiados por las transacciones, con más de 3.000 millones de superávit. En las dos últimas campañas el Valencia ha recaudado cerca de 23.000 millones en traspasos. El Alavés sigue comprando barato y vendiendo caro: ha sacado 3.500 millones por Contra y Javi Moreno. Y el Málaga se ha desprendido de sus valores más cotizados, Rufete, De los Santos y Movilla, ante las protestas de sus aficionados. Es una manera de ahuyentar la deuda.

Hasta aquí quienes se apretaron el cinturón. Pero otros, casos del Barcelona, el Zaragoza o el Villarreal, continúan, por distintas razones, con la tendencia expansiva. El club catalán, por ejemplo, ha invertido más dinero en fichajes que el Madrid: 14.377 millones. Una cantidad que le ha servido para contratar a seis jugadores, respecto a uno de los cuales, el delantero brasileño Geovanni, ha caído la sospecha del cobro de comisiones irregulares. Jesús Pereda, ex jugador del Barça y ex seleccionador español sub 21, aseguró haber llegado a un acuerdo por el jugador con el Cruzeiro por 2.200 millones mientras que el Barcelona acabó pagando 3.568.

El Barça, en fin, no ha hecho más que seguir con una tradición inversora muy antigua. El que se ha desmelenado es el Zaragoza. El flamante campeón de la Copa del Rey ha querido romper con la imagen de tacañería en la adquisición de jugadores que le acompañó el pasado curso (635 millones) y ha tirado la casa por la ventana: 3.400 millones entre Drulic, Esquerdinha y Galletti. Lástima de que la más cara de sus adquisiciones, la de Drulic, delantero yugoslavo procedente del Estrella Roja, se haya lesionado de gravedad en la pretemporada.

Sorprende, por otra parte, que el modesto Villarreal siga los pasos a los más derrochadores de la Liga, con 2.800 millones, destinados a la compra de Guayre (1.000), Ballesteros (500), Quique Martín (300) y la mitad que restaba por Palermo (1.000). Señal inequívoca de la ambición de su presidente, Fernando Roig, empeñado en entrar en la Copa de la UEFA con el Submarino Amarillo.

Por cierto, entre los recién ascendidos, el más gastador ha sido el Betis, que ha invertido 1.100 millones. Le sigue el Tenerife (850). Y ya en otra onda se halla un Sevilla muy comedido (280).

La Liga se aprieta, pues, el cinturón y recupera unas cifras de inversiones similares a las que hubo hace dos años, en la temporada 1999-2000, en la que se desembolsaron 52.980 millones, unos 2.400 millones más que en ésta. Una tendencia a la austeridad que rompe, al menos de momento, con las pantagruélicas inversiones de otros tiempos.

Derroche en Italia y récord inversor en Alemania

La moderada contención española no se ha visto acompañada por su gran competidora, Italia, enfrascada en una escalada espectacular. A excepción del traspaso de Zidane al Real Madrid, el calcio ha protagonizado los fichajes más caros del verano: el Juventus se ha gastado 26.400 millones de pesetas en Thuram, Nedved, Buffon y Salas; el Milan, 18.000 en Rui Costa, Inzagui, Contra y Javi Moreno; el Inter, 9.000 en Toldo y Sergio Conceiçao, y el Lazio, 8.000 en Mendieta. El dinero se ha movido de manos en Italia mediante un efecto dominó, sobre todo en el caso de los porteros. El Inter compró a Toldo al Fiorentina y vendió a Frey al Parma, que, a su vez, traspasó a Buffon al Juventus.

Muy lejos queda ya la Bundesliga alemana a pesar de que ha superado su propio récord con 26.099 millones en fichajes. Los más sonados han sido los de Amoroso, del Parma al Borussia de Dortmund por 5.000 millones; Koller, del Anderlecht al Dortmund por 1.785, y Pizarro, del Werder Bremen al Bayern por 1.360. En Inglaterra, 60.000 millones, el Manchester United sigue demostrando que es el club más rico del mundo con adquisiciones como las de Verón, del Lazio, por 8.000 millones, y Van Nistelrooy, del Eindhoven, por 5.000. Le sigue el Arsenal, que se ha hecho gratis con el cotizado central Campbell, del Tottenham, lo que ha levantado una gran ira entre los hinchas de este equipo. Precisamente, el Tottenham ha contratado a Poyet, Ziege y Sheringham mientras que el Aston Vila ha fichado al portero danés Schmeichel, que vuelve así, sorprendentemente y a sus 37 años, a la Premier League tras su paso crepuscular por el Sporting de Lisboa. La nota hispánica la da el Ipswich Town, que ha contratado a Pablo, del Celta, y al nigeriano Finidi, del Mallorca.

En Francia, Luis Fernández ha recurrido en el París Saint Germain a la cantera española con Cristóbal, del Espanyol, y Arteta, cedido por el Barcelona; a Hugo Leal, del Atlético (1.500 millones), y a Ronaldinho, del Gremio, sobre cuyo pago hay un contencioso que debe resolver la FIFA. El Lyón ha fichado a Juninho Pernambucano, del Vasco (1.450) y el Girondins a Christian, del PSG (2.000).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de agosto de 2001

Más información