Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo ordena ejecutar un aval de 259 millones del PSOE por el 'caso Filesa'

El Tribunal Supremo ha ordenado ejecutar el aval prestado en 1995 por el PSOE para hacer frente a la multa de 258,8 millones de pesetas impuesta a Carlos Navarro, Luis Oliveró y Alberto Flores en la sentencia del caso Filesa, sobre financiación ilegal de dicho partido. Aunque el PSOE sólo avaló a Navarro, deberá hacer frente a la totalidad de la multa, ya que se trata de una condena solidaria para los tres.

En una providencia notificada ayer, la Sala Segunda explica que Navarro y Oliveró no respondieron a su requerimiento para que abonasen el dinero que se les reclama en concepto de responsabilidad civil, mientras que Flores contestó que no disponía de dicha cantidad, por lo que ordena la ejecución del aval del PSOE.

Por otra parte, el ex coordinador de Finanzas del PSOE Guillermo Galeote se acogió ayer a su derecho a no declarar ante la juez Teresa Chacón, que investiga el presunto pago de comisiones ilegales en la adjudicación del tren de alta velocidad (AVE), quien le citó como imputado.

Según fuentes jurídicas, Galeote alegó que el tema era muy complejo y necesitaba estudiarlo, por lo que podría ser citado de nuevo en las próximas semanas.

No obstante, agregó que su participación en los hechos no se corresponde con la que le imputa el fiscal y se remitió a las declaraciones que prestó en su día en el caso Filesa, del que fue desglosada la pieza que instruye el juzgado número 39 de Madrid.

Trama suiza

La fiscal pidió la citación de Galeote para esclarecer 'su participación en la creación, dirección y desarrollo de un circuito financiero en entidades bancarias suizas, dirigido instrumentalmente por sociedades fiduciarias de Liechtenstein'. Según el fiscal, dicho circuito fue administrado por Navarro 'utilizando a una serie de testaferros [...] con la apariencia de estar bajo las instrucciones últimas de Galeote'.

Ante la misma juez, y a petición propia, compareció Jorge Esparza, quien fuera testaferro del ex director de la Guardia Civil Luis Roldán. Esparza, según Europa Press, identificó a uno de los miembros del Consejo de Administración de Siemens en España, Carlos Díaz Rojas, como la persona a la que en 1989 entregó una cantidad de dinero en efectivo que no supo precisar a cambio del equivalente en cheques bancarios en marcos alemanes.

Según Esparza, el dinero procedía de unas inversiones particulares en pagarés del Tesoro y fue Jorge Prieto, director de una sucursal madrileña del BBV, quien le puso en contacto con Díaz Rojas y le propuso el cambio por los cheques, que fueron entregados al apoderado de las cuentas en el banco suizo CBI-TDB en una de sus visitas mensuales a Madrid.

La declaración de Ezparza, condenado por los casos Roldán y Urralburu, se produjo días después de que el fiscal solictara el archivo de la causa para él.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de julio de 2001