Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entran en servicio los 77 kilómetros de autopista entre Alicante y Cartagena

La autovía Albacete-Murcia se abrirá en breve

Hoy entra en servicio la primera autopista de peaje adjudicada por el Gobierno del PP dentro de su primer programa de autopistas diseñado en la etapa de Rafael Arias Salgado al frente del Ministerio de Fomento. El nuevo tramo tiene una longitud de 77 kilómetros, que enlazan la A-7 (autopista del Mediterráneo) en Crevillente (Alicante) con Cartagena (Murcia).

No es una autopista de peaje al uso, ya que sólo se pagará por el tránsito de 28 kilómetros, a razón de 6,75 pesetas el kilómetro más el IVA. En el resto de los tramos no se paga porque se transitará por la autovía existente, similar al caso de la autopista Málaga-Estepona en la Costa del Sol.

Algunos avispados ya han descubierto la manera de no pagar, eludiendo el paso por las dos estaciones de peaje troncal, mediante un rodeo de 10 kilómetros por carreteras comarcales.

La concesión de esta autopista a la sociedad Autopista del Sureste (Ausur) ha estado envuelta en polémicas desde que se adjudicó en 1998. Entre los accionistas mayoritarios figuraba Ploder, una constructora nueva en el sector, y Alsa, la empresa asturiana dedicada al transporte de viajeros que acaba de vender su participación. De los seis accionistas originales de Ausur sólo quedan tres: Ploder, con el 85%, el grupo murciano Fuertes (10%) y Banco Cooperativo Español (un 5%).

También está a punto de inaugurarse el tercer y último tramo de la autovía Albacete-Murcia, próximo a la capital manchega, con lo que se podrá circular entre Madrid y Murcia por autovía en todo su itinerario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de julio de 2001