Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:NECROLÓGICAS

Ernest Udina, periodista

El periodista Ernest Udina Abelló (Barcelona, 1941) falleció ayer por la mañana en la cara francesa del Mont Blanc, cuando descendía de la cima tras haberla coronado. Udina, que se había preparado durante casi un año para subir a la mítica montaña de los Alpes, resbaló en la nieve bajando la pared de Gouter y cayó desde una altura de 300 metros.

Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona, en Sociología por la de París-Vincennes y en Ciencias de la Información por la Autónoma de Barcelona, Ernest Udina era en la actualidad coordinador del Centro Internacional de Prensa de Barcelona y secretario general de la Asociación de Periodistas Europeos de Cataluña. De su variada trayectoria profesional destaca un momento y un puesto especialmente importantes: en 1978, recién reinstaurada la Generalitat de Cataluña, su presidente Josep Tarradellas le nombró jefe de prensa. Una elección lógica si se tiene en cuenta que Udina fue, durante los últimos años de la dictadura y los primeros de la transición, uno de los grandes propagandistas del hombre que representaba la legalidad de la institucion catalana en el exilio.

Udina vivió en París entre 1970 y 1975, como corresponsal, de El Noticiero Universal , Avui, Cambio 16, La Vanguardia y Tele/Expres. Durante los ochenta trabajó en La Vanguardia, Radio Nacional de España en Cataluña y Diari de Barcelona. También fue profesor de redacción periodística de la UAB y la Pompeu Fabra. Escribió dos libros: Josep Tarradellas, l'aventura d'una fidelitat (1978), y un ensayo sobre el pujolismo titulado Quo vadis, Catalonia (1995). En 1982 recibió el Premio Gaziel de periodismo.

Ernest Udina estaba casado en segundas nupcias y tenía un hijo de su primer matrimonio. Su padre, Santiago Udina Martorell, ocupó varios cargos en el Ayuntamiento de Barcelona y en la Diputación durante el franquismo y fue subsecretario de Obras Públicas a principios de los setenta, siendo ministro Federico Silva Muñoz. Sus restos mortales serán repatriados previsiblemente mañana. El momento y el lugar del sepelio todavía no se han decidido, según fuentes de la familia del fallecido.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de julio de 2001