Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Recoba, suspendido por un año

Italia castiga al futbolista mejor pagado y a otros 12 por el fraude de los pasaportes, pero absuelve a Verón por su buena fe

La Comisión de Disciplina Deportiva de la Federacion Italiana sancionó ayer con un año de suspensión a Álvaro Recoba, futbolista uruguayo del Inter y el mejor pagado del mundo -1.400 millones de pesetas anuales- por el escándalo de los pasaportes falsos. Otros doce jugadores, entre ellos Bartelt, el argentino del Roma que ha jugado cedido en el Rayo Vallecano, han recibido el mismo castigo. Sin embargo, fue absuelto Verón, otro argentino, del Lazio, cuyo caso fue el primero en investigarse.

El proceso involucraba a 14 jugadores de siete clubes. Sólo Verón se salvó. El fiscal, Carlos Porcedu, había solicitado dos años de suspensión, que se han quedado en la mitad, lo que demuestra que en la Comisión ha prevalecido la línea blanda.

La sentencia no exime de responsabilidad a los clubes implicados. Así, el Inter, además de perder a Recoba durante un año, tendrá que pagar una multa de 900.000 dólares (unos 173 millones de pesetas). Asimismo, su director deportivo, Gabriele Oriali, ha sido inhabilitado por un año.

El Roma, campeón de la Liga, recibió una sanción cercana a los 130 millones por los casos de Bartelt y el brasileño Fabio Junior. La del Milan, por su portero Dida, alcanza los 90 millones. La multa más alta corresponde al Udinese, que tenía a cuatro jugadores involucrados y que pagará más de 260 millones. El Lazio ha evitado que Verón y su presidente, Sergio Cragnoti, encausado, fueran sancionados, pero no una multa de casi 172 millones.

Según lo expresado por uno de los miembros de la Comisión, el abogado Gianpaolo Tosel, lo que diferencia a Verón de los 13 futbolistas castigados es la buena fe del argentino. Y pone el ejemplo de Recoba, de quien dice que era consciente 'de poseer un pasaporte irregular', y así lo ha reconocido, que le dio el director general del club, lo que no ocurría con Verón.

Mientras se resuelven las apelaciones, la FIFA podrá proceder a la suspensión cautelar de todos los imputados, homologando las condenas y haciéndolas válidas para todos los campeonatos de su jurisdicción. De confirmarse las penas, los implicados no podrían jugar hasta el 20 de junio de 2002 y se perderían el Campeonato del Mundo de Japón y Corea, que se iniciará el 31 de mayo de ese año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de junio de 2001