Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Gran Premio de Europa | AUTOMOVILISMO

Ralf Schumacher se rebela

Michael y su hermano liquidan sus rencillas y dirimen sus diferencias sólo en la pista

La llegada del hermano menor no fue pasada por alto. Michael Schumacher mantuvo una cierta distancia respecto a Ralf durante muchos años. En la historia de esta relación familiar hubo incluso algunos enfrentamientos. Pero ahora Michael y Ralf han liquidado sus rencillas personales y dirimen sus diferencias sólo en la pista.

Ralf, de 26 años, ganó su primer gran premio en Imola el 15 de abril. Y, luego de tres carreras sin puntuar, regresó a lo más alto del podio hace 15 días en el de Canadá, relegando al segundo puesto a Michael, de 32. Fue la primera vez en la historia en que dos hermanos lograban el doblete en una carrera de F-1. Fue también la primera vez en que el menor estuvo por delante del mayor en el podio. Ayer, en Nurburgring, en su país, ambos alemanes lograron los mejores tiempos y se clasificaron para salir hoy desde la primera línea de salida como en Brasil y Canadá.

'Está bien que nos peleemos en la pista', asegura Ralf. Y Michael agrega: 'Entre nosotros la confianza es absoluta. Pero eso no impide que podamos mantener duelos cruentos, como en el Gran Premio de España del año pasado'. En aquella carrera Michael cerró a su hermano cuando intentaba adelantarle y sus coches llegaron a tocarse. Aquella acción permitió a Barrichello pasarles. En el paddock la discusión pudo escucharse de lejos. Todo acabó con un abrazo y una cerveza en las manos.

No fue aquél el primero ni será el último incidente entre los dos hermanos. Michael entró en la F-1 de la mano de Eddie Jordan en 1991. Pero en la siguiente carrera Benetton ya había fichado a Schumacher. Años más tarde, en 1997, Ralf liquidó las deudas de su hermano con Jordan y corrió en aquella escudería durante dos temporadas.

'No se parecen en nada', asegura Jordan. 'No quiero resultar grosero con Michael, pero Ralf es una persona de calidad, un primera clase. Michael no se portó bien conmigo, pero el tiempo lo borra todo. Para mí, Ralf es uno de los cinco o seis pilotos que pueden ganar el Mundial. Pero lo hará a su manera, sudando tinta'.

El primer incidente serio entre los dos hermanos se produjo en 1997 en Nurburgring. Un error de Ralf provocó un accidente en el que se vieron involucrados él mismo, su compañero de equipo Giancarlo Fisishella y el Ferrari de su hermano mayor. El incidente resultó doloroso, puesto que Michael estaba luchando por el título con Jacques Villeneuve, que, al final, resultó campeón. Aunque Michael quitó hierro al asunto, su esposa, Corinna, según algunos comentarios, cerró las puertas de su casa a Ralf durante seis meses.

Algunos amigos de la familia aseguran que todas las asperezas entre ellos se minimizaron a partir del momento en que sus padres se separaron, en 1998. 'Ralf estaba realmente ligado a su madre, Elisabeth, y el divorcio le afectó', comentaron; 'Michael no necesitaba tanto a su familia. Pero entonces comenzó a mantener una relación más íntima con su hermano'.

Hasta entonces el ascendente de Michael sobre Ralf era evidente. Sin embargo, cuando el hermano menor entró en Williams, en 1999, su personalidad se reafirmó. Hasta entonces había subido sólo tres veces al podio y nunca como ganador. Desde entonces lleva ya ocho y los dos últimos en lo más alto.

Cuando Ralf ganó su primera carrera este año, en Imola, Michael llevaba ya 46 triunfos y tres títulos mundiales. Su segunda victoria demostró que puede ganar a su hermano. 'Michael sigue siendo el mejor', afirmó Ralf; 'pero ahora ya no hay motivos para compararme con él. Ya no debo justificar mi presencia en la F-1 gracias al nombre de mi hermano'. Ahora los dos pueden luchar por el título.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de junio de 2001