Crónica:Segunda División | FÚTBOLCrónica
i

El Betis cumple de forma agónica

Amato, de penalti, resolvió ante un Getafe inocuo

Con el corazón en la boca y pidiendo la hora. De esta agónica manera culminó ayer el Betis su trascendental cita con el Getafe, al que venció por la mínima y de penalti. Un triunfo que cobró aún mayor relevancia por el empate del Tenerife con el Salamanca, inopinado resultado que le valió al Betis para reemplazarle en la segunda plaza de la clasificación y librarse de sentir durante la semana el aliento del trío de equipos que persigue a la terna de cabeza.

Una doble alegría que llegó con la dosis habitual de sufrimiento a la que acostumbra el equipo de Del Sol, que de intimidador acabó en intimidado. Fiado a la calidad, velocidad y visión de Joaquín, el Betis se hizo amo del partido ante un Getafe inocuo y atribulado aún por su negligente actuación ante el Compostela.

BETIS 1|GETAFE 0

Betis: Prats; Fabao, Belenguer, Filipescu (Casas, m. 54), Rivas; Joaquín, Cañas, Castaño, Denilson (César, m. 82); Capi (Merino, m. 76) y Amato. Getafe: Pablo; Bouli, Dika, Cañizares, Alain; Dani Marin, Mariano Juan (Parrado, m. 65), Pulido, Darino (Trigo, m. 81); Vidal (Alfredo, m. 65) y Maikel. Gol: 1-0. M. 56. Amato, de penalti. Árbitro: Valle Gil (C. extremeño). Amonestó a Filipescu, Darino, Dika y Cañizares. Unos 25.000 espectadores en el Manuel Ruiz de Lopera.

Así, Joaquín deleitó a la grada durante la primera mitad con una variopinta gama de centros medidos y otras lindezas de las que Amato trató con ahínco de dar buena cuenta sin resultado. Tras el descanso, Joaquín retomó su monólogo, buscó culminar su espléndida actuación del primer tiempo y Amato trató de corresponder los desvelos de su joven compañero, de nuevo sin éxito. Tuvo que esperar el argentino a ser derribado en un barullo en el área del Getafe para desquitarse de tanto balón desperdiciado.

Tras el gol, el habitual ataque de nervios del Betis cuando ha de proteger su renta y las imprecisones del solvente Belenguer propiciaron que el Getafe se creciera y diera tres sustos ante Prats que sembraron el pánico. Pero quedaron en eso y el Betis, atenazado y tembloroso, pudo disfrutar de su nuevo paso hacia Primera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 27 de mayo de 2001.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50