Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urruti muere en una ronda de Barcelona en un accidente de tráfico

El ex portero colaboraba con el cuadro técnico del Barça

Francisco Javier González Urruticoechea, Urruti, de 49 años, que fue portero de la Real Sociedad, el Espanyol y el Barça, falleció ayer de madrugada en la Ronda de Dalt, en Barcelona, al estrellarse con su Mercedes. El ex jugador se dirigía a su casa después de haber visto con unos amigos la final de la Copa de Europa, que debió de evocarle la que él jugó hace 15 años con el Barça ante el Steaua de Bucarest, en la que, como Cañizares anteayer, detuvo inútilmente dos penaltis.

El funeral por Urruti se celebrará a las 17.00 horas en la iglesia de Santa Tecla, en Barcelona, y sus restos serán enterrados en el cementerio de Les Corts. La desaparición del ex jugador, que estaba casado y tenía dos hijas, provocó una fuerte conmoción en Barcelona, donde se instaló definitivamente al retirarse, en 1988. Urruti, que colaboraba con el técnico del Barça, Carles Rexach, y su ayudante Alexanco, era muy popular en Barcelona, donde continuó vinculado al mundo del fútbol además de introducirse en el de la política como candidato de Unió Democràtica. La figura de Urruti ingresó en la historia azulgrana cuando, en 1985, detuvo un penalti en Valladolid que le supuso al Barça ganar la Liga, 11 años después de haberla alcanzado por última vez. La frase 'Urruti, t'estimo!' (¡Urruti, te quiero!), acuñada por el periodista Joaquim Maria Puyal, forma parte desde entonces de las señas de identidad del Barça.

Urruti estuvo el miércoles en Sitges, donde participó en un torneo de golf, uno de sus deportes preferidos, y vio después la final del Valencia en la ciudad próxima de Vilanova. Sobre las tres de la madrugada cogió su coche para regresar a casa. Su amigo íntimo Josep Miquel Guach explicó: 'Me llamó por el móvil y me dijo: 'Sé que sufres por mí. Tranquilo, voy a 80'; posiblemente fue la última persona que habló con él. Poco después, Urruti debió de perder el control del vehículo y se estrelló contra una valla protectora. No llevaba puesto el cinturón de seguridad y salió despedido. Murió en el acto. Los jugadores de la Real, el Espanyol y el Barça lucirán el domingo brazaletes en señal de luto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de mayo de 2001