Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El petróleo sube a 30 dólares por las dudas sobre el plan energético de Bush

El plan energético de George W. Bush no ha entusiasmado a los expertos. Todos lo califican de 'contradictorio' y coinciden en afirmar que el presidente exagera cuando habla de 'la escasez más grave desde los embargos petroleros de los años setenta'. La escasa confianza a las posibilidades del plan de Bush y el hecho de que haya sido poco específico sobre cómo solucionar la escasez de gasolina en la época estival, la de mayor demanda, disparó ayer el precio del crudo en Nueva York por encima de los 30 dólares y hasta los 29,50 en Londres, el de referencia para Europa. Añadido a esto, se prevé que la segunda mayor refinería de EE UU, la de Bayway en Nueva Jersey, cierre en un mes por tareas de mantenimiento. Tosco, la propietaria, no ha confirmado aún el cierre.

El plan de Bush no ataca directamente el problema de las refinerías según los expertos, pero tampoco 'el único problema realmente horrible, el que sufre California, que el plan deja de lado', comentó William Hogan, especialista de la Universidad de Harvard y una de las personas contratadas por Richard Nixon para elaborar los planes de emergencia de 1973. Joseph Stanislaw, presidente de Cambridge Energy Research Associates, la consultoría energética más prestigiosa de EE UU, opinó que Bush había enlazado dos problemas totalmente distintos, la crisis eléctrica en California y el aumento del precio de la gasolina, para justificar su política de impulsar la extracción de petróleo doméstico, reanimar la industria nuclear y utilizar más intensivamente el carbón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de mayo de 2001