Duato escoge seis temas de los 'txalapartari' Oreka TX para una nueva coreografía

Nacho Duato, director de la Compañía Nacional de Danza, ha escogido seis temas del último disco de los txalapartari Oreka TX para estrenar, el próximo 18 de mayo, una nueva coreografía en el Teatro Real de Madrid. La pareja, formada por Harkaitz Martínez e Igor Otxoa, espera que de esta manera se impulse la difusión de su innovador trabajo: Quercus endorphina (Elkarlanean), un disco que gira en torno a la txalaparta, pero dándole al arcaico instrumento una vuelta de tuerca. 'Queremos que la txalaparta no se quede sólo en un plano rítmico, sino que pase a uno melódico', explica sobre su iniciativa Igor Otxoa.

La pareja Oreka TX, formada en 1997, ha escogido su estreno discográfico, Quercus endorphina, para presentar una txalaparta afinada. El instrumento autóctono de percusión se fabricaba en el lugar donde se iba a tocar, y ganaba cromatismo aprovechándo los propios nudos de la madera. Sin embargo el dúo guipuzcoano está convencido de que su aparente simplicidad esconde unas posibilidades 'infinitas'. Para destaparlas han optado por ser los primeros músicos que afinen una txalaparta. ¿Cómo? 'Las de piedra a base de Rotaflex, cincel, buen oído y tiempo. Y las de madera, parecido, sólo que con maquinaria de carpintería. Nosotros llevamos mucho tiempo experimentando con maderas muy diferentes y la mayoría del disco se ha grabado con roble, pero también las hay de otros materiales, como sapeli', detalla Otxoa.

Del repertorio del estreno sorprende, y hasta se agradece, que no haya temas tradicionales, que las 11 piezas sean nuevas creaciones (la mayoría de Kepa Junkera, productor del álbum) cuyo regusto étnico convierten a Quercus endorphina en un serio candidato a ser distribuido en los cajones de la llamada world music. A dotarle de una cobertura de universalidad contribuyen en gran medida el estadounidense Glen Velez, el escocés Phil Cunningham, el malgache Justin Vali, el canadiense Michel Bordeleau (de La Bottine Souriante), Junkera, Ibon Koteron y Mikel Laboa, colaboradores en una grabación que pretende trascender más allá del aficionado a la música tradicional. Y a lo que también contribuirá la difusión que hará el espectáculo de Duato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de abril de 2001.