Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ASTROFÍSICA | OBSERVACIONES EN RADIO

Hallados púlsares asociados a fuentes de rayos gamma

Los púlsares son objetos celestes de alta densidad, remanentes de estrellas que colapsaron en explosiones de supernova y se convirtieron en estrellas de neutrones; tienen una rotación muy rápida sobre su eje y emiten radiación en impulsos regulares debido al campo magnético estelar. Un equipo internacional ha encontrado 30 nuevos púlsares, jóvenes y muy energéticos, que posiblemente corresponden a fuentes de rayos gamma de origen hasta ahora desconocido.

La posición de al menos dos de los nuevos púlsares se ajusta bien a las de dos fuentes de rayos gamma detectadas por el observatorio en órbita Compton. Los periodos de rotación de ambos cuerpos aumentan y los científicos creen que eso indica que están perdiendo energía. 'Por eso cabía esperar que fueran observables como fuentes de rayos gamma', ha comentado Nichi d'Amico, del Observatorio Astronómico de Bolonia (Italia), al presentar los resultados de la investigación en el simposio Gamma-Ray Astrophysics 2001, celebrado en Baltimore (EE UU). Los dos púlsares en cuestión, denominados PSR J1420-6048 y PSR J1837-0604, tienen 13.000 y 34.000 años, respectivamente.

El descubrimiento de los 30 púlsares, posiblemente asociados a las muy energéticas emisiones de rayos gamma -fenómenos cuyo origen sólo en los últimos años empieza a desvelarse-, es producto de un proyecto de observación con el radiotelescopio Parker, de 64 metros de diámetro, situado en Australia.

El objetivo del proyecto es buscar nuevos púlsares jóvenes, y aunque no ha terminado aún, los investigadores han encontrado ya 600 de estos cuerpos celestes desconocidos hasta el momento, lo que supone duplicar el número de los hallados en los 30 años anteriores de investigación de los púlsares, informa el Observatorio Jodrell Bank, cuyos miembros de la Universidad de Manchester (Reino Unido) lideran este programa internacional.

Los nuevos 30 púlsares jóvenes tienen menos de 100.000 años, y los astrofísicos continúan ahora las observaciones para establecer con exactitud sus periodos y facilitar la asociación precisa con fuentes de rayos gamma. 'El rastreo multihaz del telescopio Parkes ha sido muy eficaz en la búsqueda de púlsares rápidos de débil luminosidad', afirma Victoria Kaspi, de la Universidad McGill. 'Ha proporcionado ya estos dos jóvenes objetos muy energéticos, incluso sin buscar deliberadamente la fuente correspondiente de rayos gamma'.

Aurora en Júpiter

Mucho más cerca de la Tierra que esos púlsares, en el sistema solar, el telescopio espacial Hubble ha permitido observar un resplandor breve pero extremadamente intenso cerca del polo Norte de Júpiter. Es probable que los satélites Galileo y Cassini también hayan visto el fenómeno, pero los datos de esos observatorios aún no han sido analizados.

Los astrónomos estaban estudiando con el Hubble una aurora ovalada, uno de los dos anillos luminosos permanentes en la atmósfera de Júpiter sobre los dos polos, cuando se quedaron sorprendidos por un resplandor en el polo Norte cinco veces más luminoso que la aurora. El fenómeno duró cinco minutos, y el máximo de intensidad, uno. 'El resplandor es mucho más brillante que nada visto hasta ahora en Júpiter. La cantidad de energía emitida es comparable a la explosión de una bomba atómica', ha explicado Randy Gladstone, del Southwest Research Institute (EE UU).

El hallazgo se ha dado a conocer en la revista Nature el pasado 12 de abril. Las observaciones se hicieron en 1999 en el rango ultravioleta del espectro electromagnético.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de abril de 2001