Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:EL PERSONAJE | La resaca de la jornada

Guti aviva el 'pique'

Los tres goles provocan comparaciones que Morientes no lleva bien

Lo dijo el capitán del Manchester, Roy Keane, cuando pidió fichajes que se disputaran el medio centro con él: la competencia interna es un aliciente. Y lo decían ayer varios futbolistas del Madrid, complacidos de ver cómo Guti (Madrid, 1976) se postula como delantero centro para la inquietud de Morientes, el supuesto titular. Porque sin ser delantero nato, Guti lleva 12 goles en la Liga (con un promedio de un tanto cada 121 minutos) y es el segundo artillero del equipo después de Raúl.

'Cuando te ves amenazado por la posibilidad de no jugar, mejoras', decía un jugador ayer en referencia a la situación de Morientes, presunto delantero centro madridista, que suma seis goles en 1.050 minutos de juego y, según ese jugador, 'está muy picado'. Orgulloso como es, el toledano se siente molesto y no soporta que los compañeros le hagan bromas en este sentido. En su descargo alega un hecho que preocupa a los médicos: una pubalgia no le ha permitido ni siquiera competir en plenitud de facultades en lo que va de temporada. Tampoco ha conseguido entrenarse a fondo.De no recuperarse en las próximas semanas, Morientes deberá ser operado.

Al ver aparecer el sábado a Arantxa de Benito, esposa de Guti, los hinchas madridistas le gritaron desde una pasarela del Bernabéu: '¡Guti es el mejor, Guti es el mejor!'. Acababan de verlo marcar tres goles al Villarreal. Había terminado el partido con Guti como protagonista de la goleada. '¡Sí, es el mejor, es el mejor!', respondió la señora, exultante ante tanto ruido y haciendo gestos de victoria con los brazos.

Los tres goles, a un toque siempre con la zurda -viniera de donde viniera el centro- son un ejemplo de las condiciones que ha perfeccionado Guti a lo largo de la temporada. Explicando el tipo de entrenamientos que hace Guti, uno de los técnicos del Madrid aseguraba que se ejercita como si fuera muy consciente de sus limitaciones: 'Él sabe que no es rápido en el área y es por eso que intenta siempre rematar de primera; porque si hace el control y después tira los defensas se le van encima'.

No ha sido raro ver en los entrenamientos a Guti (hasta hace unos meses, centrocampista) intentar una y otra vez disparar a un toque los balones que pillaba en el área, durante cada entrenamiento. Al principio fallaba bastantes. Maldecía. Le daba patadas al poste. Pero desde hace un tiempo acierta casi siempre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de abril de 2001