Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL Se despide el símbolo del barcelonismo

Otro adiós prematuro

Guardiola, el último del 'dream team', entra en la lista de figuras que dejaron el club inopinadamente

El último vestigio del dream team, el equipo que maravilló en los inicios de los noventa, desaparecerá en junio cuando Guardiola abandone el Barcelona. Con su marcha se cerrará un ciclo histórico, el del equipo que ganó cuatro ligas consecutivas, desde 1991 a 1994, y que en 1992 se adjudicó la única Copa de Europa que posee el club. Era el último vestigio de aquella alineación que se consagró en Wembley: Zubizarreta; Ferrer, Nando, Koeman, Juan Carlos, Eusebio, Guardiola (Alexanco), Bakero, Laudrup, Salinas (Goicoetxea) y Stoichkov. Guardiola ha preferido ser él quien cierre la puerta tras 17 temporadas. Antes se fueron otros muchos canteranos, varios por la puerta de atrás: Milla, Celades, Ferrer, Jordi Cruyff, los hermanos Óscar y Roger García, Gerard, que regresó el pasado verano...

Por unas u otras razones, la mayoría de figuras idolatradas en el Camp Nou no han podido despedirse de buena manera. Se fueron prematuramente; muchos, desairados en el momento de su adiós. Así sucedió ya en 1961 con Luis Suárez cuando el fino centrocampista gallego, muy discutido por una grada dividida entre sus partidarios y los de Kubala, fue traspasado por 25 millones de pesetas al Inter de Milán.

Haciendo oídos sordos al clamor de la afición partidaria de Neeskens, Josep Lluís Núñez marcó en 1979 la pauta del trato que iba a dispensar en el momento de la despedida a las numerosas figuras que contrató. 'Me fui del Barça porque me peleé con los directivos. Siguen llevando el club como siempre, y así es difícil que obtengan ningún título', dijo en 1984 Maradona tras ser traspasado al Nápoles. Tres años después Schuster, después de una larga serie de enfrentamientos con el presidente, manifestó: 'Núñez es peligroso y por eso no volveré a sentarme en una mesa con él'. En 1988 el alemán fichó por el Real Madrid. Una vez que se retiró, se reconcilió con Núñez y ahora trabaja como ojeador para el club azulgrana. 'Me voy porque no aguanto más a Cruyff', afirmó en mayo de 1994 Laudrup antes de recalar también en el Madrid.

A Zubizarreta fue el entonces vicepresidente Joan Gaspart quien le comunicó que no continuaba por sorpresa y en el autocar que trasladaba al equipo desde el hotel al aeropuerto de Atenas tras haber perdido la final de la Copa de Europa de 1994 ante el Milan. 'Entre la directiva y el cuadro técnico, no me han dejado ni siquiera tiempo u oportunidad para despedirme', se lamentó Zubi. El despido más escandaloso fue el de Johan Cruyff en mayo de 1996. Gaspart se lo comunicó, entre insultos, en un despacho del Camp Nou. Rexach le relevó un días después ante el Celta y tuvo el detalle de sustituir a Jordi para que recibiera el reconocimiento de la grada en el que fue el triste adiós de la familia Cruyff del Barça. 'Es una cuestión de dignidad. la directiva me ha decepcionado', explicó Ronaldo en mayo de 1997 antes de irse al Inter. Y el último y traumático adiós prematuro fue el de Figo. Ahora es Guardiola quien se va, con sólo 30 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de abril de 2001