Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

LA ÚLTIMA, ÚLTIMA VOLUNTAD DE LA CONDESA

La apertura ayer de un sexto testamento ha recrudecido la guerra entre herederos por la millonaria fortuna -se habla de 30 millones de dólares (más de 5.500 millones de pesetas)- de la condesa italiana Francesca Vacca Agusta, de 58 años, cuyo cadáver fue encontrado en enero pasado en aguas de la Costa Azul francesa tras desaparecer misteriosamente de su lujosa residencia de Portofino quince días antes. Los principales contendientes son el último compañero sentimental de Vacca Agusta, el mexicano Tirso Chazaro, y su antecesor en los favores de la condesa, el italiano Maurizio Raggio. La viuda del rey de los helicópteros Corradino Agusta -vista con vida por última vez el pasado 8 de enero en bata y zapatillas en el jardín de su villa junto al mar en Portofino (norte de Italia)- era conocida por su millonaria fortuna y su vida turbulenta, y había estado implicada en el caso de la supuesta fortuna reunida en el extranjero por el ex primer ministro socialista Bettino Craxi. El hallazgo de su cadáver mutilado dos semanas después en una playa francesa, a varios cientos de kilómetros de distancia, planteó hipótesis cruzadas de accidente, homicidio o el suicidio que finalmente suscribieron los jueces. El último testamento abierto ayer ante un notario de Génova en presencia de la policía reparte la fortuna al cincuenta por ciento entre Chazaro y el hermano de la condesa, Domenico Vacca, y los dos hijos de éste, Federico y Lorenza. Este documento, fechado en diciembre de 1999, contrasta con el testamento más reciente en el tiempo, conocido la semana pasada, por el que se nombra heredero universal al mexicano. Raggio, un antiguo camarero de Portofino que acompañó a la condesa durante los años de su exilio dorado en Cuernavaca (México), ha amenazado con impugnarlo, ya que, en su opinión, fue escrito bajo coacción y cuando la condesa estaba 'drogada y borracha'. El propio Raggio fue detenido la pasada semana en la frontera italo-suiza cuando transportaba en el maletero de su Porsche otro testamento, de 1998, en el que la difunta les dejaba su fortuna a él y a Chazaro. Pese a todo, la herencia de Vacca Agusta podría resultar menos jugosa de lo que muchos esperan, por lo que ésta debía a sus abogados y al fisco. Según revelaba ayer la prensa italiana, los acreedores podrían reclamar una cantidad cercana a los 27 millones de dólares, casi la totalidad del patrimonio en juego. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de abril de 2001