Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO

La Euroliga decide que se repita en Atenas el partido AEK-Tau

El juez admite que la canasta no fue válida, pero el reglamento impide cambiar el resultado

A efectos prácticos, el partido entre el AEK y el Tau disputado el pasado miércoles 21 de marzo nunca se ha jugado. La decisión adoptada por el juez único de la Euroliga, el portugués José Manuel Meirim, invalida todo lo que allí aconteció y obliga a repetir el choque en Atenas, el primero de la semifinal. No es que tenga dudas sobre el escándalo ocurrido: reconoce que la última canasta anotada por el griego Dikoudis, dada por válida por los árbitros, entró claramente después de agotarse el tiempo reglamentario.

El juez apoya su resolución en otro argumento. Según la resolución dada a conocer ayer a las ocho y media de la tarde, el artículo 22.2 del reglamento de la Euroliga impide cambiar el resultado de cualquier partido y, sólo le deja como alternativa, la repetición del encuentro. En principio, la Euroliga ha decidido que el partido se dispute el miércoles en Atenas. Ese mismo día estaba previsto el tercer choque de la serie, en Vitoria.

La decisión obliga al Tau a preparar un desplazamiento rápido hasta Grecia, independientemente del nuevo recurso que piensa presentar. El equipo vitoriano tiene la posibilidad de dirigirse al juez de apelación, de nacionalidad italiana. Sin embargo, los trámites se solaparán con el viaje. Es decir, mientras el Tau se desplaza a Atenas y se prepara para rejugar el primer partido el miércoles, un nuevo juez debe tomar una decisión final sobre el caso.

Hasta ahora se han disputado dos partidos. El primero, el que originó el recurso baskonista, terminó con el resultado de 75-74 favorable a los griegos. El segundo, disputado dos días después, lo ganó el Tau. De este modo, la semifinal está empatada a uno. La eliminatoria se juega al mejor de cinco.

La decisión del juez único provocó la indignación de la plantilla y la directiva del Baskonia. El entrenador, Dusko Ivanovic, habló de 'escándalo' y de 'decisión salomónica'. El presidente, Josean Querejeta, calificó de 'barbaridad' y 'vergonzosa' la resolución porque 'se le da la posibilidad de ganar a un equipo que ha perdido el partido'. Además, lamentó que se haya perdido 'la oportunidad de demostrar a los griegos que no pueden seguir haciendo trampas'.

Querejeta también recordó, en declaraciones a Radio Vitoria, 'el desgaste físico y anímico' que supone para los jugadores, especialmente para el base Chris Corchiani, cuya hernia inguinal hacía aconsejable una intervención quirúrgica esta semana. El Tau contratará un vuelo chárter mañana para ir a Atenas. Al término del partido, deben regresar porque, en principio, la Euroliga quiere que el siguiente choque se juegue el viernes en Vitoria.

Será la propia organización la que costee los gastos de este nuevo partido, siempre y cuando el juez de apelación no cambie de nuevo el rumbo de la eliminatoria. En el terreno económico, el juez Meirim también impuso una multa de mil euros (casi 170.000 pesetas) a cada equipo por el comportamiento antideportivo de los jugadores -en el caso del Tau- y del público y el personal del club -en el caso del AEK-.

Radic admite su error

Entre las reacciones a esta decisión, destacó la del árbitro principal del partido, el croata Danko Radic, quien tomó la última decisión sobre la validez de la canasta. 'Por lo que he visto en el vídeo, la canasta no era válida. Está clarísimo que se produjo dos segundosy medio después del final', asumió. El colegiado desvió parte de la responsabilidad sobre el comisario de la mesa, el israelí Joseoh Bergman, al asegurar que se dirigió a él y [el comisario] 'dijo la canasta estaba dentro del tiempo con total seguridad'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de abril de 2001