Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:NECROLÓGICAS

John Phillips, cofundador de The Mamas and the Papas

John Phillips, que falleció la mañana del domingo en el hospital de la Universidad de California, en Los Ángeles, a los 65 años, fue responsable de algunas de las canciones más luminosas de los años 1966 y 1967, entre la emergencia de la subcultura hippy y su descubrimiento por los grandes medios. Según la portavoz de su familia, Elizabeth Freund, Phillips murió a consecuencia de un fallo cardiaco. Sin embargo, tras una caída, el cantante había ingresado hace dos semanas en el hospital aquejado de una lesión en el hombro y allí los médicos le detectaron una infección estomacal que le había debilitado varios órganos internos.

Phillips, nacido en Carolina del Sur en 1935, impulsó The Mamas and the Papas, un cuarteto de bohemios con amplia experiencia en los folk clubs. Phillips, su esposa Michelle, Cass Elliott y Denny Doherty supieron captar el clima espiritual de la California que buscaba un nuevo estilo de vida. Temas como Monday monday, California dreamin's, Words of love o Creeque Alley contenían además voces sublimes y suntuosas orquestaciones. Unos arreglos entonces imposibles de reproducir en directo, algo que aceleró la disolución del grupo, ya envenenado por contenciosos económicos y por la mala relación del matrimonio Phillips. Sus descendientes seguirían en el mundo del espectáculo: una de sus hijas, MacKenzie, se convertiría en actriz y cantante mientras que otra, Chynna, formaría a principios de los noventa el trío Wilson Phillips, con dos hijas de otro problemático genio californiano, Brian Wilson, de los Beach Boys.

The Mamas and the Papas volverían a juntarse en 1971 y, ya sin Cass Elliott, fallecida en 1974, se dedicaron a explotar el rentable circuito de la nostalgía en los años ochenta. Atrás quedaba una historia terrible y arquetípica: Phillips parecía destinado a una brillante carrera en solitario, avalado por la autoría de himnos como San Francisco (be sure to wear flowers on your hair), que llevó al éxito Scott McKenzie, pero sólo llegó a editar un decepcionante elepé, John the wolfking of L. A. (1970).

Phillips había iniciado una destructiva relación con las drogas que duraría hasta 1980, cuando fue detenido y condenado a cinco años de cárcel, de los que pudo librarse contando públicamente sus experiencias. Escribió una descarnada autobiografía, donde revelaba que Mick Jagger fue el único de sus amigos que se acercó a echarle una mano cuando tocaba fondo; recientemente, anunció que había encontrado las cintas de un inédito disco que había grabado entonces con los Rolling Stones. El primer sorprendido fue el propio Philips: reconoció que sencillamente había olvidado todo lo referente a aquellas sesiones.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de marzo de 2001