El fuego destruye una fábrica de sacos de plástico en Valencia

A las 19.50 horas de ayer se declaraba un incendio de grandes proporciones en una nave de una fábrica situada al final de la carretera de Malilla, en la conexión con la V-30, que almacenaba sacos de plástico.

Al lugar de los hechos se trasladaron al menos tres unidades de bomberos del parque central del Ayuntamiento de Valencia. Aunque el incendio quedó controlado una hora después, fuentes del cuerpo aseguraron que la extinción era complicada debido al tipo de material. 'El plástico' -apuntaron- 'escupe el agua. Es necesario actuar con otro tipo de elementos y evitar su propagación. Aunque la superficie afectada no sea excesivamente grande, la extinción es difícil y laboriosa'.

Desde el momento de iniciarse el fuego, cuyas causas no fueron confirmadas oficialmente aunque se barajaba un cortocircuito o que fuera provocado, una enorme columna de humo era visible desde los límites del casco urbano de Valencia. 'El origen del siniestro no lo podremos determinar' -aseguraron fuentes de Bomberos- 'hasta que no demos por extinguido el incendio, podamos despejar la nave de los restos de plástico y entonces inspeccionar la zona concreta en la que se ha declarado'.

Al cierre de esta edición, la mismas fuentes confirmaron que los trabajos de extinción de demorarían, al menos, hasta la madrugada de hoy y que un retén de bomberos se mantendría de guardia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS