Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:FUTBOLISTA DEL REAL MADRID | FLAVIO CONCEIÇAO

'No soy responsable de mi fichaje'

El próximo lunes, en A Coruña, Flavio da Conceiçao (Santa María da Serra, Brasil, 1974) jurará la Constitución española y obtendrá su pasaporte comunitario. Un trámite que aprovechará para pasarse hoy por el estadio de Riazor a apoyar al Real Madrid en el duelo que disputará contra el Deportivo en la cumbre de la tabla.

No es ésta la manera como pretendía regresar Flavio al campo en el que se coronó campeón de la última Liga. Antes habría querido recuperar su puesto en la selección de Brasil y lucir su disparo de media distancia y su dinamismo como titular madridista. Pero una lesión de abductores le ha llevado a perder esa condición, el humor y buena parte de su fama.

Pregunta: ¿Cómo le sienta volver a A Coruña?

Respuesta: Vuelvo un poco triste porque quería jugar contra el Deportivo. Infelizmente, no va a poder ser. Así es que voy a torcer (alentar) a mis compañeros para que lo hagan lo mejor posible.

P. ¿No tiene en cuenta el afecto de los hinchas de Riazor?

R. Claro. Al Deportivo y a A Coruña les tengo un cariño muy grande porque ahí gané una Liga.

P. Dicen que en Madrid llegó a tener mono de marisco.

R. Soy feliz en Madrid, con mi equipo y mis compañeros, y no he buscado restaurantes gallegos. Como en los sitios en los que comen mis compañeros.

P. ¿Por qué tuvieron que operarle? ¿Llegó con los músculos abdominales muy débiles?

R. Sí; sobre todo, los abductores. Ahora estoy haciendo un trabajo específico de fortalecimiento que complemento con ejercicios físicos a cargo de Javier [Miñano, el preparador físico del Madrid] por la mañana y por la tarde. Quiero ponerme a tope para volver a jugar cuanto antes.

P. ¿Prefiere Río o São Paulo?

R. Soy paulista. Nací cerca del lugar donde nació Roberto Carlos.

P. ¿Un pueblo?

R. No tan pequeño.Casi 250.000 habitantes.

P. ¿A qué se dedicaba su familia?

R. Al campo. Mis padres eran campesinos y no vivíamos tan bien. Teníamos dificultades. Pero, afortunadamente, las hemos resuelto.

P. Dicen que usted es un despistado.

R. ¿Qué? No, soy muy tranquilo.

P. Dicen en la Secretaría Técnica del Deportivo que usted necesita sentirse querido, que precisa mucho cariño para ganar confianza.

R. Toda persona necesita cariño y yo no soy diferente. Para trabajar necesitas el cariño de tus compañeros. Eso es lo principal. De otra manera no se logra nada.

P. ¿Y no cree que eso en un equipo como el Madrid es más difícil de obtener que en el Deportivo?

R. Creo que para obtener cariño tienes, en primer lugar, que jugar bien. Si juegas bien, la afición te quiere. Pero, si te ocurre como a mí, que quedas fuera de los partidos por una lesión...

P. ¿Qué partido jugó bien con el Madrid?

R. No he podido. Salvo uno contra el Nápoles, en la pretemporada. Pero no era oficial. Luego, cada vez que he salido a jugar lo he hecho con muchas molestias. Principalmente, en el pubis y los abductores.

P. ¿Cuándo estará recuperado?

R. En 15 días estaré entrenándome con normalidad.

P. Su puesto es el más disputado del Madrid. ¿Cree que podría ser titular en una alineación que sumara a Helguera y Makelele?

R. La competencia es buena para el entrenador. Yo puedo jugar como segundo pivote o por la derecha. En cualquier lado. Lo importante es jugar.

P. ¿Echa de menos A Coruña?

R. No. Echo de menos a mis amigos. A Djalminha, Mauro Silva y Turu Flores.

P. ¿Habría ganado la Liga el Deportivo sin Djalminha?

R. La plantilla del Deportivo es muy larga y muy buena y creo que no hay nadie imprescindible. Para mí, Djalma es un grandísimo jugador. No puedo decir más.

P. ¿Cree que ha hecho un buen negocio el Madrid pagando más de 4.000 millones por usted?

R. Ése no es mi problema. Yo no soy responsable de lo que se paga en fichajes. Yo tengo otras responsabilidades.

P. ¿No cree que sería bueno para el Madrid tenerlo en la misma forma que mostraba la temporada pasada?

R. Para el Madrid, no. Soy yo el que quiero estar como estaba entonces. No vine aquí de vacaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de febrero de 2001