Un incendio destruye el veterano cine Metropol, la penúltima sala de reestreno de Valencia

'Estaba a punto de empezar la primera de las dos películas, Operación Reno, y de pronto olí a quemado. Me asomé y vi cómo comenzaba a arder la cortina de la parte izquierda del anfiteatro, por detrás de la pantalla. Las llamas del principio devoraron la cortina y se extendieron a las butacas. Bajé corriendo, avisé a la policía y con el compañero que está en taquilla hicimos salir a la gente. El susto ha sido enorme. El humo ha tomado en segundos todo el cine'. Era el relato de David Pellicer instantes después de abandonar el Metropol, donde trabaja desde hace cuatro años.

La céntrica calle de Hernán Cortés, en Valencia, quedó inmediatamente cortada al tráfico y ocupada por cinco dotaciones de bomberos -quienes hacha en mano tuvieron que entrar al interior del cine forzando la entrada lateral común con el resto del edificio-, dos ambulancias, dos unidades de la Policía Local y agentes de la Policía Nacional.

En los bajos del número 9, muy cerca de la calle de Colón, un espeso humo se escapaba por las ventanas. Aunque el examen técnico sobre lo ocurrido aún no se ha realizado, los propios bomberos que actuaron en el interior aseguraron que la destrucción de la parte del anfiteatro -con 400 butacas y donde se propagó el fuego al parecer porque el agua de una gotera caía sobre un cable en mal estado- había sido casi completa. El resto de la sala, las 800 butacas de patio, que lució en sus mejores tiempos una decoración art déco, está seriamente afectada por el humo. 'Creo que los dispositivos técnicos no servirán ya para nada. Ni la pantalla. El resto no lo he visto, sólo sé que el humo se ha cebado con el aforo abajo y arriba', relataba Pellicer.

Mientras los bomberos extinguían el fuego, José, el taquillero, un joven que trabaja en el Metropol desde hace un año y medio, no conseguía recuperarse del susto. 'Me tiembla todo. Ha sido tan rápido. Menos mal que a nadie le ha pasado nada', decía.

Según un responsable de la sala, que no quiso identificarse, hace un mes hubo otro incidente al arder el cuadro eléctrico y previamente hubo conatos de fuego a los que no se ha encontrado explicación. El Metropol, encima del cual hay dos viviendas deshabitadas, es, junto al cine D'Or y el Teatro Olympia, propiedad del empresario cinematográfico Enrique Fayos.

El Metropol fue un gran cine. Proyectado por el arquitecto Javier Goerlich Lleó en 1929, se inauguró en 1932 y vivió sus primeros años de gloria en la década de los cuarenta, de manos del empresario y programador Heliodoro Collado. En los cincuenta, pasó a manos de la Compañía Metropolitana de Espectáculos, SA, donde ya era socio Enrique Fayos. El Metropol sobrevivió al envite de la industria convirtiéndose en una sala de reestreno y programa doble, la penúltima que había en Valencia. Ahora sólo queda el cine D'Or.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 15 de febrero de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50