La Junta desaconseja los contratos de multipropiedad con empresas domiciliadas fuera de la Unión Europea

El año pasado, el Servicio de Consumo de la Junta en Málaga tramitó 236 reclamaciones por irregularidades cometidas por empresas de multipropiedad. Esto supone el 7,3% de las 3.200 quejas admitidas por esta oficina durante 2000. El delegado del Gobierno de la Junta en Málaga, Luciano Alonso, pidió ayer 'precaución' a los consumidores, y aconsejó que se evitase la contratación con empresas domiciliadas en paraísos fiscales o fuera de la Unión Europea (UE).

La multipropiedad, conocida también como time sharing (tiempo compartido), es un sistema de compra utilizado en el sector turístico, donde lo que se adquiere es el derecho a disfrutar de un apartamento en distintos sitios del mundo durante un periodo de tiempo preestablecido, generalmente en torno a un mes.

Más información
La Audiencia Nacional condena a España por su retraso en trasponer una directiva

Este sistema permite cambiar de lugar de veraneo, pero, según explicó ayer Alonso, 'la publicidad que a menudo emplean las empresas es muy persuasiva, incluso agresiva en algunos casos, y puede llevar a engaño al consumidor'. Para evitar fraudes, la Junta desarrolló entre 1999 y 2000 una campaña de inspección de establecimientos y de información al ciudadano, dentro de la cual se han inspeccionado 26 establecimientos en la Costa del Sol y se han editado y distribuido folletos explicativos entre los posibles clientes.

'Las principales infracciones que se han detectado en los establecimientos inspeccionados son falta de documentación a disposición del consumidor en aspectos relativos al número de alojamientos y aprovechamiento por turnos; precios y cantidades a entregar o irregularidades en los contratos', explicó Alonso.

Otro sector que preocupa a Consumo es el de la vivienda, que en 2000 generó 216 reclamaciones relativas a defectos de construcción, incumplimiento de la memoria de calidades, demora en la fecha de entrega, irregularidades en la información del precio o cláusulas abusivas en el contrato de compra, como la imposición del notario ante el que se formaliza la compraventa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En este sector también se ha llevado a cabo una campaña de inspección, al igual que en el de restauración, al que Alonso le da especial importancia porque 'es el escaparate del turismo de calidad'. Este sector generó el año pasado 187 quejas, principalmente por falta de claridad en los precios o por deficiencias higiénicas. El delegado de la Junta destacó el aumento de quejas relacionadas con el cobro del cubierto, carta o reserva de plaza, que no se pueden facturar.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS