Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La jornada de Liga | FÚTBOL

Las ausencias marcan la cita de San Mamés

El Athletic y el Deportivo, en un ambiente envenenado por sus directivas por el caso Djalminha, trasladan sus diferencias al terreno y se enfrentan esta noche en San Mamés (21.00, televisiones autonómicas) en la apertura de la segunda vuelta. Aunque muy distanciados en la tabla, los dos equipos compartirán la misma aprensión: tienen numerosas bajas y afectan especialmente al centro de sus defensas.

La hermandad que siempre ha presidido las relaciones entre ambos clubes se ha enturbiado un tanto esta semana por el recurso judicial de Djalminha contra su sanción. Sus presidentes, el rojiblanco José María Arrate y el blanquiazul Augusto César Lendoiro, mantuvieron un agrio enfrentamiento el pasado miércoles en la Cadena SER. En cualquier caso, no parece que las riñas de despacho vayan a afectar a la amistosa relación entre las aficiones, cuyos sectores radicales suelen juntarse para acudir al estadio.

Tras un vacilante comienzo de año, las victorias consecutivas sobre el Valencia y el Málaga han devuelto la salud al conjunto de Javier Irureta, que se ha convertido en el inmediato perseguidor del Real Madrid. Pero Irureta tendrá que presentar hoy un equipo bastante debilitado por las ausencias. No sólo se ha quedado sin la inspiración artística de Djalminha, sino que tampoco podrá contar en el centro del campo con el vigor de Mauro Silva ni con la contundencia de Naybet y Helder en la zaga, lo que le obliga a improvisar una pareja de centrales con César y Ramis, ambos casi inéditos esta temporada.

En el Athletic las bajas vienen de más antiguo, aunque también están concentradas en la defensa y fuerzan a Txetxu Rojo a buscar soluciones de emergencia, como situar a Lacruz de central. El técnico recupera a uno de los fichajes de la temporada, Merino, en blanco desde que se lesionó en septiembre. La cómoda victoria del pasado domingo ante el Racing ha aliviado un tanto al Athletic de sus tribulaciones, pero Rojo sigue a la búsqueda del patrón de juego que le falta al equipo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de enero de 2001