Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Convergència designa a Trias, Coromimas y Miquel Àngel Vallès para negociar el nuevo pacto con Unió

Unió y Convergència han puesto la primera piedra para estabilizar sus tempestuosas relaciones. Por el momento ambas formaciones han nombrado a los seis representantes -tres de cada partido- que deben negociar el nuevo marco por el que se regirá Convergència i Unió. CDC decidió ayer quiénes serán sus representantes. Se trata del veterano Xavier Trias, presidente del grupo parlamentario de CiU en Madrid, Lluís Corominas, secretario de organización del partido, y Miquel Àngel Vallès, presidente de la sectorial jurídica de Convergència. La designación de este último integrante da idea de la voluntad del partido que lidera Jordi Pujol de buscar una fórmula jurídica con sus aliados, se llame federación o fusión, elemento que los convergentes consideran fundamental.

Ayer precisamente Joan Rigol, presidente del Parlament y dirigente histórico de Unió, se mostró partidario de que el líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, fuera el secretario general de una hipotética federación entre su partido y CDC, fórmula en su opinión idónea para refundar CiU. Rigol, en declaraciones a Catalunya Ràdio, dijo: 'Me gustaría que en este organismo federado el presidente fuera Pujol, pero que el secretario general fuera Duran'. Esta federación, en su opinión, debería comportar el mantenimiento de la identidad de cada uno de sus socios y en condiciones de mayor igualdad que las actuales.

El dirigente democristiano admitió que en Unió 'ha pasado un disgusto' tras el nombramiento de Artur Mas como conseller en cap de la Generalitat, que equiparó 'prácticamente' a su designación como candidato a la Generalitat para las próximas elecciones.

Los encargados por parte de Unió de buscar el acuerdo con el socio mayoritario son Núria de Gispert, presidenta del partido; Domènec Sesmilo, secretario de relaciones políticas, y Marta Llorens, secretaria de política municipal. De Gispert ya negoció con Trias la primera propuesta que la dirección de UDC rechazó y que fijaba entre otras cosas un departamento más para Unió y un aumento de las cuota de poder en la coalicion.

Unió, con todo, quiere dejar claro que está dispuesta a reafirmar su perfil político ante lo que considera una OPA hostil de Convergència. Si el pasado domingo era Pujol quien proponía la fusión de ambos partidos -lo que irrita sobremanera a los democristianos- ayer el secretario de organización de UDC, Josep Sánchez Llibre, se encargaba de escenificar la soberanía de su partido frente al socio mayoritario.

El secretario de organización y diputado en Madrid se entrevistó con el flamante consejero de Economía, Francesc Homs, y destacó 'las coincidencias' con el Gobierno catalán -que ellos integran junto a Convergència- en materia de financiación. 'Sánchez Llibre constató las coincidencias especialmente en lo referente a objetivos y las estrategias a seguir en la negociación de la nueva etapa de financiación', subrayaba un comunicado de UDC.

Sánchez Llibre se entrevistará la próxima semana con representantes del Partido Popular y del Partido Socialista Obrero Español, siguiendo el mandato del comité de gobierno de UDC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de enero de 2001