Crítica:FÚTBOL | FÚTBOL | FÚTBOL | 19ª jornada de Liga | 19ª jornada de Liga | 19ª jornada de LigaCrítica
i

El Oviedo comienza a perder fuelle también en su campo

El Oviedo concluye la primera vuelta con síntomas de asfixia en el que ha sido su pulmón hasta ahora, el nuevo Carlos Tartiere. Cedió un empate ante un Mallorca muy bien plantado después de tres derrotas consecutivas y ahora no puede aferrarse tanto a su brillante trayectoria en campo propio. El Mallorca vivió muy bien del control defensivo de Nadal y del buen momento de Ibagaza.

De no ser por el efecto Möller, el Oviedo estaría lamentando otra derrota. El delantero danés que tanto entusiasmo levanta entre su público pese a su evidente torpeza técnica salió en la segunda parte y se aprovechó del empuje a ráfagas de su equipo para cabecear un excelente centro de Paunovic y marcar de nuevo. Puede ser su último gol en el Oviedo porque está en tratos con el Fulham para irse a Inglaterra.

Además, el Oviedo desperdició un penalti, lanzado por Oli, al final de la primera parte. Pero el resultado responde a lo que fue el partido. De hecho, en el último minuto pudieron marcar los dos equipos; primero Novo, que acababa de sustituir en una sorprendente decisión de Luis a Carlos, mandó un balón a la escuadra. Y al minuto siguiente fue Paunovic el que remató infantilmente cuando estaba a dos metros de Leo Franco y solo. Luis Aragonés planteó un sistema defensivo con dos líneas de cuatro muy próximas. Y después tiró del contraataque cuantas veces pudo. La primera vez que lo hizo bien, la jugada acabó en gol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de enero de 2001.

Lo más visto en...

Top 50