Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Economía dará más incentivos a las empresas que creen fondos de pensiones

El Gobierno reformará con urgencia la ley de previsión del año 1987

La reforma de la Ley de Pensiones de 1987 para impulsar la previsión social complementaria en las empresas estará ligada al diálogo entre la Administración y los agentes sociales, según aseguró ayer el secretario de Estado de Economía, Energía y Pequeña y Mediana Empresa, José Folgado.

Folgado adelantó que el Gobierno impulsará la reforma para potenciar la protección social complementaria a la de la Seguridad Social, y precisó que el proceso pasará por mejorar 'con rapidez' el funcionamiento de los planes de pensiones, para hacerlos más atractivos a los trabajadores y a las empresas. 'Sin duda ninguna, la experiencia de los sistemas complementarios de pensiones actuales, relativos al salario diferido, ha tenido un resultado mediocre si lo comparamos con los planes de pensiones individuales', afirmó.

La potenciacion de los planes de pensiones complementarios en las empresas se realizará considerando todas las variables posibles, incluidos incentivos fiscales. El secretario de Estado se refirió al desarrollo de acciones 'pertinentes' a lo largo de la legislatura, aunque no precisó la fecha ni el modo de llevar a cabo esta propuesta.

El anuncio se produjo durante un encuentro del secretario de Estado con la prensa en el que detalló el Programa de Estabilidad de España para el periodo 2001-2004, presentado el pasado viernes por el Gobierno. El Plan será remitido mañana, lunes, a la Comisión Europea para que las autoridades comunitarias den su visto bueno.

Trato diferenciado

Según los últimos datos disponibles de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (http://www.inverco.es), el volumen de activos de los fondos de pensiones alcanzó 5,6 billones de pesetas (33.833 millones de euros) a 30 de septimebre de 2000, lo que supone un crecimiento del 20,84% durante los últimos doce meses.

Entre las cifras de Inverco destaca la enorme diferencia entre los planes individuales (3,32 billones de pesetas y 3.968.459 partícipes) y los llamados de empleo, aquellos que constituyen las empresas para sus trabajadores (2,17 billones de pesetas para 391.147 partícipes).

Folgado reconoció ayer que los planes de previsión complementaria han tenido un desarrollo distinto por el diferente trato fiscal que reciben los individuales y los de empresa.

En la actualidad, las contribuciones de los promotores de planes para sus empleados son deducibles en el impuesto sobre sociedades, siempre que se impute a cada partícipe la parte que le corresponda, quien a su vez la integrará en su base imponible del IRPF. Puede promover un plan de empleo cualquier empresa. El promotor sólo puede serlo de un plan, aunque las compañías con menos de 250 empleados pueden promover un plan conjunto entre varias y los compromisos por pensiones de las empresas pertenecientes a un mismo grupo podrán instrumentarse en un solo plan.

Por otro lado, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, señaló que la rebaja de impuestos a la que se comprometió el PP en su programa electoral se llevará a cabo en 2003, en la recta final de la legislatura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de enero de 2001