Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:FÚTBOL | FÚTBOL | Segunda División | Segunda División

Roberto vuelve a salvar al Atlético

El centrocampista, héroe en la Copa, entró en el segundo tiempo para derrotar al Getafe

El Getafe sólo amenazaba a balón parado. El partido se acercaba al final del primer tiempo. Jugaban con marchamo funcionarial los dos contendientes cuando en un córner del Getafe sobre el área del Atlético, de entre los rojiblancos se oyó un gritó desesperado: '¡Vamos hostia! ¡Llevamos 45 minutos sin estar aquí!'. ¿Fue Toni? ¿Fue Kiko? El hecho es que tuvo razón.

El descanso atrapó al Atlético con un gol en contra y una imagen triste. Al salir del vestuario, Roberto Fresnedoso se unió a su grupo a cambio de Kiko. Eso bastó para que el Atlético, impulsado por Roberto -dos jugadas suyas facilitaron el pase a los cuartos de Copa- el aire derrotista.

El Getafe se impuso con el gol de uno de sus numerosos centrocampistas, el vigoroso camerunés Nzinkeu. Entre Nzinkeu y Faizulin hicieron el suficiente ruido como para desconcertar a un Atlético dormido, superado numéricamente en el medio campo y con Salva, su goleador, siempre pillado en fuera de juego por el continuo achique de espacios del rival.

En ese meollo, Kiko resultó el tipo más peligroso del Atlético. Precisamente Kiko, que marcó su primer gol en dos años la semana pasada, en la Copa. A él se dirigió Marcos para compensar tácticamente el duelo. Y en el descanso, lo cambió por Roberto.

Lo demás fue pura revolución. La que organizó Roberto.Apenas la necesaria para barrer a un adversario pobre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de enero de 2001