Sólo dos edificios de Getafe vibran a causa del tren, según Obras Públicas

Los técnicos de la Consejería de Obras Públicas hicieron público ayer el estudio de las vibraciones que sufren algunas viviendas de Getafe (144.000 habitantes) tras el soterramiento de las vías del tren a su paso por el centro del municipio. El informe concluye que sólo dos edificios sufren vibraciones que superan el límite legal, según el edil de Urbanismo getafense, Francisco Hita, del PSOE.

Los técnicos del Gobierno regional se reunieron ayer con los responsables municipales de Urbanismo y con los vecinos afectados del barrio de la Alhóndiga. Ambas instituciones tienen previsto remitir el informe a Renfe para que estudie si las vías están perfectamente pulimentadas en ese punto de la calle del Ferrocarril, un defecto que puede ser el origen de las vibraciones. En unos 10 días esperan tener la respuesta de Renfe.

Si el estudio revela que las vías están en perfecto estado, se buscará el método más adecuado para acabar con las vibraciones. 'Sabemos que existe un problema y habrá que adoptar todas las medidas para solucionarlo', explicó el edil de Urbanismo. Los vecinos del barrio de la Alhóndiga se quejaron a finales de noviembre de los problemas que generaba el paso del tren. No había transcurrido ni una semana de la inauguración de las obras, que costaron 10.000 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de enero de 2001.