Vecinos de Lleida denuncian que el tren a Barcelona circula a 40 por hora, a menos velocidad que en 1860

Más de un centenar de personas procedentes de Tàrrega comprobaron ayer por qué la línea de tren que comunica Barcelona con Lleida por Manresa es una de las menos usadas del Estado. Los trenes circulan a una velocidad de entre 30 y 40 kilómetros por hora a través de unas vías que precisan de una urgente intervención de mantenimiento y que no han sido mejoradas en los últimos 25 años. Josep Pont, presidente de la Diputación de Lleida, que dirigía la reivindicación, recordó que este tren comunica siete de las universidades catalanas, y que cuando se inauguró, en el año 1860, circulaba a una velocidad de 60 kilómetros por hora.

La expedición hizo el recorrido de 60 kilómetros en casi dos horas, en una protesta de carácter cívico convocada por el Centre cultural de Tàrrega y por la asociación Amics del tren d'Igualada. El alcalde de Manresa, Jordi Valls, se sumó a la petición de mejora de la citada línea en una reunión con los convocantres del acto de protesta.

En la actualidad, el recorrido entre Lleida y Barcelona supone la inversión de alrededor de cuatro horas de tiempo para quienes utilizan esta línea.

Los lavabos del tren no funcionaron ayer. Los asistentes dijeron que se tuvo que hacer una parada más larga en Calaf (Anoia) para que los viajeros pudieran bajar del tren para satisfacer sus necesidades.

Desde el año 1995, políticos y entidades cívicas de la provincia de Lleida vienen reclamando inversiones para mejorar esta línea férrea. Sin embargo, hasta el momento sólo han conseguido algunas promesas por parte de Renfe que aún no se han ejecutado.

Ahora, la plataforma que reivindica la mejora de esta vía férrea se ha ampliado hacia la comarca del Bages y centra su reclamación en exigir el diseño de una red ferroviaria de Cataluña que comunique todo el territorio y especialmente el de la Cataluña central.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La primera intervención que solicitan es la mejora definitiva del tramo de línea entre Manresa y Lleida, que sólo se ha iniciado entre las poblaciones de Mollerussa y Cervera. El segundo paso a dar creen que debería ser la creación de la bifurcación que comunique Lleida con Igualada. Esta ciudad ya dispone en la actualidad de una línea de tren que la une con Barcelona a través de los Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya.

Desde el Gobierno catalán se asume la necesidad de mejorar esta línea férrea y el propio consejero de Política Territorial y Obras Públicas, Pere Macias, ha manifestado el interés por recibir el traspaso del Gobierno central a la Generalitat de la red de cercanías de Renfe, siguiendo el modelo alemán de implantación del tren.

Entre las peticiones de la plataforma también está la de estudiar la viabilidad que tendría un servicio de tren transversal que uniera las ciudades de Lleida, Manresa,Vic y Girona.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS