El TNC presenta una provocadora obra centrada en la Biblia

Un director de teatro acomete la puesta en escena de la Biblia. Éste es el sorprendente punto de partida de Les variacions Goldberg, de George Tabori. Progresivamente, la personalidad del director se confunde en tan magno empeño con la de Dios, y la de su ayudante -el Goldberg del título- con la de Jesucristo. La provocadora obra de Tabori llega al escenario del Teatre Nacional de Catalunya (TNC) en el montaje del joven Àlex Rigola.

El espectáculo, de una hora y media de duración, se estrenará el próximo día 18 en la Sala Tallers del TNC (hasta el 11 de febrero). El título de la obra es sólo un guiño a la composición de Bach, reforzado por el hecho de que suenan fragmentos de las variaciones musicales en los cambios de escena. La pieza de Tabori (Budapest, 1914), autor de familia judía que vivió la persecución nazi, fue estrenada en 1991 y se ha destacado de ella no sólo la ironía y la inteligencia que destila sino que resulta muy divertida. La traducción al catalán ha sido realizada por Theres Moser y Ramon Farrés.

'Es la historia de una compañía de teatro que ensaya una obra de teatro, desde el primer día hasta la noche del estreno', explicó ayer en la presentación de su montaje Àlex Rigola (Barcelona, 1969). 'La particularidad es que esa obra es la Biblia'. El director, vestido de negro, con el cabello muy corto y unas gafas gruesas, todo lo cual le daba un aire así como a lo Bob Wilson, continuó, haciendo rodar en su mano una pelotita amarilla de goma: 'Mientras se lleva a cabo la creación de la obra de teatro, se hace al tiempo la creación del mundo. La obra de Tabori sirve para reflexionar sobre nuestra sociedad a partir de sus orígenes y desde un punto de vista teatral algo caricaturizado. Tenemos un despótico director de teatro, Mr. Jay, un ayudante de dirección que tira por su camino, Goldberg , unos actores basura, una diva egocéntrica, una escenógrafa que no piensa mucho... A través de ellos se nos muestran las pasiones más bajas del ser humano, el odio, la prepotencia, el egoísmo. Paralelamente, tenemos la Biblia, los pasajes que se van representando y en los que actores y personajes se confunden. Y vemos que la Biblia, un libro que se usa como manual ético aparece como el manual perfecto para pecar'. En ese sentido, Rigola reflexionó: 'No conozco a nadie más nazi que el Dios del Antiguo Testamento, capaz de exterminar a sus hijos cuando cree que no cumplen con él'.

Dios, el director

'Otro tema que toca la obra, y en el que se apoya dramáticamente, es la relación padre-hijo, la confrontación entre ambos', continuó Rigola. 'Los personajes bíblicos y teatrales se mezclan en la obra, el director es Dios y Goldberg, Jesucristo; el discurso teatral pasa a ser bíblico y viceversa'. Todo esto no ha de hacer pensar, destacó, en una obra sesuda. 'Es una pieza muy amena, entretenida pese a su densidad cultural. Los pasajes bíblicos que salen son totalmente reconocibles: el Diluvio, Eva y la fruta prohibida, Caín y Abel, Abraham, Sara e Isaac; Moisés y Aarón y la pasión y resurrección de Cristo. Tabori se ríe del judaísmo a lo Woody Allen, pero también del cristianismo'. Domènec Reixach, director del TNC, abundó en el humor de la obra que, señaló, ha potenciado el montaje de Rigola con algunas notables soluciones escénicas.

De la adaptación, Rigola dijo que se han tomado algunas licencias de traducción y han cortado bromas judías y alemanas muy específicas. 'Antes de poner algo de eso que no entiendo, pues lo corto. También nos hemos permitido alguna broma territorial y hemos reducido en general el texto, muy dado a explicaciones recurrentes como todo el teatro alemán. Más que cortar hemos vaciado, por usar el término de peluquería'.

De la relación de la obra con Mein Kampf, del mismo Tabori, que ha tenido tanto éxito en el montaje de Carme Portaceli, Rigola -que alabó el trabajo de la directora-, señaló: 'Aquí Tabori no deja de hablar del mismo mundo; el tema del nazismo y los judíos aparece en muchas réplicas, como cuando Dios amenaza con convertir a su pueblo en montañas de zapatos y pelo, o cuando Jesucristo le muestra un número tatuado en el brazo y él le pregunta '¿qué campo?' y la contestación es 'el mejor'. En el reparto del espectáculo, coproducción del TNC y Kronos Teatre, figuran también Montse Esteve, Gavina Sastre, Mercè Arànega, Joan Raja, Genís Hernàndez, Jordi Banacolocha y Francesc Ribera, el cantante del grupo de rock Brams.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 11 de enero de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50