El Gobierno de Ceuta agrava su crisis tras dimitir otro consejero

El ex miembro del GIL ha presentado en el Registro General del Ayuntamiento su ingreso en el Grupo Mixto, en el que ya se encuentran también los ex consejeros de Obras, Jesús Simarro, y el de Administración Pública, Juan José Rosales -que dimitieron el 22 de diciembre y el 2 de enero, respectivamente-, así como la ex diputada socialista Susana Bermúdez, que apoya al Gobierno del GIL puesto que fue su firma en una moción de censura la que posibilitó la llegada al Ejecutivo de Sampietro en agosto de 1999.

De los 12 escaños obtenidos por el GIL en los últimos comicios locales a fecha de hoy mantiene sólo nueve, y se espera que en los próximos días se sigan produciendo abandonos, según advierten fuentes de la oposición. La correlación de fuerzas en la Asamblea de Ceuta ha dejado en franca minoría al GIL, ya que enfrente tiene a ocho concejales del Partido Popular, tres del grupo localista musulmán Partido Democrático y Social (PDSC) y un diputado del PSOE, además de los tres ex consejeros que han abandonado el Gobierno.

Desintegración del GIL

Al igual que Rosales y Simarro, Torres ha culpado al propio Sampietro de la desintegración del GIL, 'un proyecto en el que todavía creo, pero que ni siquiera ha cumplido una mínima parte', indicó ayer en su comparecencia. El ex consejero de Participación Ciudadana ha responsabilizado al presidente ceutí de 'abandonar' a sus compañeros y de preocuparse más por su imagen exterior 'que por los problemas de su ciudad'.

Torres señaló que su dimisión, dos días después de la del ex consejero de Administración, no forma parte de una estrategia predefinida para desestabilizar al GIL ceutí, 'sino reflexionada en 24 horas'.

El ex consejero, que militó en el PSOE hasta su ingreso en el GIL, afirmó que el motivo último por el que ha abandonado el partido ha sido la negociación 'a espaldas de todo el equipo de gobierno' del propio Sampietro y el presidente de la Autoridad Portuaria, José Eladio González, también del GIL, con el ex presidente de la ciudad, Jesús Fortes (PP). 'Me he sentido engañado, utilizado y traicionado, y lo que menos entiendo es por qué me han pedido que devuelva al redil a los dos consejeros que se han ido cuando él [Sampietro] está negociando por su cuenta'.

No obstante, Torres indicó ayer que su paso al Grupo Mixto significa que votará en conciencia, 'siempre pensando en lo mejor para la ciudad y siempre que se presenten propuestas que concuerden con las que en su día se incluyeron en el proyecto del GIL'.

De cualquier forma, ninguno de los tres diputados tránsfugas podrían votar una moción de censura contra Sampietro, ya que en su día firmaron otra contra el anterior presidente, el popular Jesús Fortes. Sólo se podría desbancar al GIL si firmara la moción la consejera de Turismo y diputada por este partido, Aida Piedra.

La oposición acogió con satisfacción la nueva renuncia y pidió la dimisión del presidente. El PSOE calificó la situación de 'cachondeo' por los continuos abandonos, mientras el PP consideró que el Ejecutivo se encuentra en un momento 'ingobernable' y su responsable debe reflexionar 'porque su actitud no está siendo positiva'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS