Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gillette despedirá a 2.700 empleados y cerrará ocho fábricas en 2001

Gillette anunció ayer el despido de 2.700 empleados, el cierre de ocho factorías y 13 centros de distribución y una reducción del 25% en sus beneficios. La noticia confirmó las dificultades que atraviesa la firma estadounidense, perjudicada por la fortaleza del dólar y por la falta de nuevos productos. Hace dos años despidió a otras 4.700 personas, con lo que su plantilla se ha reducido un 20% desde 1998.El último producto de importancia lanzado por Gillette fue la hoja de afeitar Match 3, en cuyo desarrollo invirtió grandes sumas. El mes pasado introdujo en el mercado una hoja de uso femenino, Women Venus, con impacto mucho menor. Otras de sus marcas, como las baterías Duracell y los cepillos de dientes eléctricos Oral-B, son muy rentables pero las ventas se encuentran estancadas. La división de papelería (con las estilográficas Parker y los productos Paper Mate) está en venta, aunque las negociaciones con un posible comprador, Newell Rubbermaid, se paralizaron en junio.

Gillette, con base en Boston, tuvo ventas superiores a 1,7 billones de pesetas el pasado ejercicio, con 54 factorías en 20 países y presencia en más de 200. Sus accionistas consideran, sin embargo, que la compañía se ha adormecido, ha dejado de crear productos y mantiene una plantilla excesiva. Eso provocó una crisis en el consejo. El accionista más importante, el billonario Warren Buffett, propietario del 9%, forzó la dimisión del presidente Michael Hawley y el nombramiento de Edward DeGraan como presidente en funciones.

Un coste de 45.000 millones

La reestructuración se aplicará en 2001 y costará 250 millones de dólares (45.000 millones de pesetas), aunque, según los cálculos de la compañía, debería suponer un ahorro de 125 millones de dólares (unos 22.000 millones de pesetas) anuales en los ejercicios siguientes.Gillette, que tuvo problemas en España al cerrar una planta pese a los incentivos recibidos de la Junta de Andalucía y mantiene una gran presencia en Europa, necesita que el euro se revalorice frente al dólar. Gran parte de su negocio se realiza en euros y los beneficios se contraen al traducirse en dólares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de diciembre de 2000