Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid-Rayo, un 'derby' grande

El equipo blanco, que lleva cinco victorias consecutivas, se enfrenta al máximo goleador de la Liga

Un equipo, el Madrid, que acumula victorias como hace años no se veía. Enfrente, el Rayo, al que los números colocan en puesto de Liga de Campeones y alumbran como el máximo goleador de la categoría. "A mí no me extraña la clasificación del Rayo", decía ayer Vicente Del Bosque. "Se comenta que el Madrid no juega bien. Pues el día que lo haga...", decía ayer Juande Ramos. Los piropos previos darán paso hoy, en Chamartín (21.30, Autonómicas y La 2), a un Madrid-Rayo que habitualmente ha sido considerado un derby menor, pero que ha cambiado su perfil y se ha convertido en un partido de alto rango, que mide a dos clubes a los que separa un mundo a todos los niveles, pero que coinciden en el único hecho deportivamente objetivo: ambos están en racha.Juande Ramos se ríe cuando se le comenta que el Madrid se ha quedado, de nuevo, sin Morientes -que sufre una contractura muscular que le impedirá disputar este partido-; Del Bosque habla y no para del respeto que le merece el Rayo, "un equipo que está haciendo una campaña extraordinaria". Tras empatar contra Deportivo y Barça, el conjunto de Vallecas aspira a cerrar con éxito lo que en palabras de Míchel, su jugador más en forma, supone un "subidón" -esto es, enfrentarse consecutivamente a los tres grandes de la Liga-.

Mientras, el Madrid lucha por seguir engordando sus registros, que le han llevado a acumular cinco victorias consecutivas (frente a Las Palmas, Villarreal, Celta, Osasuna y Espanyol). Igualada la marca lograda con Capello, el siguiente reto está en lograr un sexto triunfo, que llevaría al equipo a encadenar la mejor racha de la última década, pues no en balde el antecedente más cercano habría que buscarlo en la temporada 90-91, cuando Radomir Antic se sentaba en el banquillo del Bernabéu.

"No es un partido-trampa", decía ayer Vicente Del Bosque, con el recuerdo fresco del fiasco de Toledo. "De la Copa no nos queda más remedio que olvidarnos" señaló, "y en esta ocasión nos enfrentamos a un rival peligrosísimo. Es cierto que todos los jugadores están pendientes de las vacaciones, pero queremos llegar a ellas cumpliendo".

El supuesto mal juego del Madrid fue ayer cuestión de debate tanto en la Ciudad Deportiva como en Vallecas. "No puedo valorar si jugamos mejor que el resto" decía Del Bosque, "porque no he visto todos los partidos de los demás. Pero a pesar de lo que se dice de nosotros, hemos jugado partidos muy buenos". Similar opinión tienen el técnico del Rayo y sus jugadores, para quienes los problemas del Madrid "son un camelo", lo que no impide que acudan al Bernabéu, a cerrar el mejor año en la historia del equipo, "con deseos de dar la campanada", en palabras de uno de los grandes ausentes, Lopetegui, que dejará su puesto, por decisión técnica, a Keller. "Nosotros sabemos jugarles a los grandes y lo hemos demostrado sobradamente", concluía el hasta ahora portero titular.

También fue noticia el día antes del derby el estado de forma de Raúl. Éste se presentó ante los medios de comunicación y se mostró confiado en regresar pronto a su mejor nivel. "La exigencia es buena y a mí me gusta que se me exija", dijo el delantero madridista. "Lo que se hable fuera lo respeto, pero lo que verdaderamente me importa es lo que piensen el club y el entrenador. Yo soy el primero que quiere marcar dos goles y hacerlo bien, pero lo importante es que el equipo está en una buena línea".

Y una enorme sonrisa queda dibujada en el rostro de los jugadores del Rayo cuando se les comenta que Raúl no está en su mejor momento: "Por eso sólo lleva siete goles", ironizan los jugadores del Rayo, que consideran anecdótica la baja de Morientes, a quien podría sustituir Savio o el recuperado Guti en la punta del ataque. Este último podría ser la gran novedad, junto al regreso de Hierro y De Quintana en ambas defensas, para un choque en el que sólo se presume un favorito, "el Madrid, por supuesto", dice Lopetegui, pero que ha cogido rango de partido de altos vuelos, enfrentándose como se enfrentan dos equipos que viven momentos dulces.

Alineaciones probables:

Real Madrid: Casillas; Geremi, Hierrro, Karanka, Roberto Carlos; Helguera, Makelele; Figo, Guti, McManaman; y Raúl.

Rayo: Keller; Alcázar, Ballesteros, De Quintana, Mingo; Helder, Pablo Sanz, Quevedo, Míchel; Bolo y Bolic.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de diciembre de 2000