Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL Segunda División

El Sevilla zarandea al Atlético

Los andaluces agravan los males del conjunto de Marcos, que es ratificado por Futre

El Atlético pasó a engrosar ayer la abultada lista de damnificados que está elaborando el Sevilla en sus compromisos en el Sánchez Pizjuán, donde se muestra intratable. Seis victorias, dos empates y 20 puntos. Este es el inmaculado balance que arroja el equipo de Caparrós en su campo. Un historial que se redondeó ayer con el trabajado triunfo sobre el Atlético. Una victoria que permite al Sevilla asentarse en la cabeza de la clasificación y devuelve al equipo de Marcos -ratificado en su cargo por Futre tras el partido- la sensación de desasosiego que marca su penar por la Segunda División.Y es que el Atlético, dadivoso y errático, no aprovechó su eléctrico comienzo del partido y lo acabó pagando. Durante 25 minutos tuvo acorralado al Sevilla y cayó en tromba una y otra vez sobre la puerta defendida por Notario, pero ni Luque ni Salva tuvieron ayer su día. Agotado el gas en el acelerón inicial y desconcertado ante tanta negación, el Atlético cedió los trastos al Sevilla que, asentado ya, comenzó a reconducir el choque por donde más le convenía, esto es, llenar de balones a Olivera y comenzar la reconquista.

SEVILLA 3ATLÉTICO 1

Sevilla: Notario; Héctor, Prieto, Loren II, David; Tevenet, Casquero, Víctor, Fredi (Taira, m. 69); Olivera (Otero, m. 88) y Diego Ribera (César, m. 58).Atlético: Toni; Gaspar, López, Hibic, Toni Muñoz (Lawal, m. 50); Aguilera, Njegus (Correa, m. 61), Juan Gómez, Luque (Roberto, m. 72); Kiko y Salva. Goles: 1-0. M. 36. Víctor. 2-0. M. 44. Olivera . 3-0. M. 49. Diego Ribera. 3-1. M. 72. Salva. Árbitro: Navas Lasa. Expulsó a Víctor (m. 56), a Correa (m. 85), y a López (m. 88). Amonestó a Hibic, J. Gómez, Njegus, Kiko y Correa, y a Olivera, Loren, Notario, D. Ribera y Héctor.

Dicho y hecho. El menudo uruguayo inició su show particular y en apenas 10 minutos el Atlético comenzó su imparable proceso de descomposición. 10 minutos en los que Olivera desbarató el centro del campo rival, desquició a la zaga, brindó el primer gol al jóven canterano Víctor y además se permitió el placer de anotar con un formidable derechazo su quinto gol de la temporada, justo antes del descanso. Aturdido como se fue, regresó el Atlético. Y sin tiempo para rehacerse hubo de encajar el mazazo definitivo. Una rápida contra que nació de Olivera y que culminó Diego Ribera cruzando el balón ante la salida de Toni. Ni la superioridad numérica ni las ganas que puso el nigeriano Lawal ni el gol de Salva pudieron levantar ya a un Atlético preso por el desasosiego de su sexta derrota.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de diciembre de 2000