Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Turquía prepara una gran amnistía que excluye al líder kurdo Ocalan

El Gobierno de Turquía anunció ayer una amplia ley de amnistía que reducirá a la mitad el número de presos en sus cárceles. La medida, que disminuirá la tensión en las prisiones más violentas, necesita tan sólo la aprobación presidencial. Entre los beneficiarios se encuentran el ex primer ministro islamista Necmettin Erbakan y Ali Agca, el hombre que intentó asesinar al papa Juan Pablo II, pero no incluye al dirigente guerrillero kurdo Abdullah Ocalan.

La nueva ley, fruto de un año de negociaciones en la coalición gubernamental, supone la salida de 35.000 de los 72.000 reos encarcelados y trata de arrebatar el control de los establecimientos penitenciarios a las bandas organizadas y militantes que a menudo se hacen con el sistema.

El primer ministro turco, Bülent Ecevit, hizo un llamamiento para que concluya una masiva huelga de hambre de los presos que ayer entró en su 51º día. Los huelguistas protestan por los traslados de establecimiento.

Desde los sectores más liberales se critica que la ley vaya a dejar en libertad a presos comunes, mientras que ignora a miles de activistas políticos que no han cometido delitos violentos. Aun así, la ley no incluye a los miembros de organizaciones criminales, violadores o malversadores de fondos públicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de diciembre de 2000