Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FINAL DE LA COPA DAVIS. La gran cita del tenis español: DETALLES DEL PASADO

El pacto de Gimeno y la Federación Española

Es posible que la Copa Davis figurara ya en el palmarés del tenis español si Andrés Gimeno no hubiera decidido en 1960 abandonar el tenis amateur y entrar a formar parte de los profesionales. Gimeno decidió dar una respuesta afirmativa al grupo de Jack Krammer poco después de ganar el Trofeo Godó (1960) y una vez ya consolidado entre los mejores jugadores del mundo. Eso le cerró las puertas de los grandes torneos (Open de Australia, Roland Garros, Wimbledon y Open de Estados Unidos) y también de la Copa Davis.Los profesionales eran tratados como proscritos por los organizadores del circuito amateur -que pagaban fijos bajo mano- y por todas las federaciones; tenían su propio circuito y cobraban abiertamente por jugar. "Cuando Krammer me fichó para formar parte de su grupo, junto a Rod Laver y Ken Rosewall, me ofreció tres millones de pesetas en tres años. Gané aquel dinero en 18 meses, y quedó ya liberado de cualquier compromiso económico. Pero la verdad es que nos ganábamos la vida", recuerda Gimeno, ahora con 63 años.

Gimeno no pudo regresar a los grandes torneos hasta 1968, año en que se proclamó el tenis abierto a todos los jugadores. Entonces los postergados pudieron demostrar su calidad y ganaron la mayor parte de los títulos del Grand Slam. Gimeno fue uno de ellos, se impuso en Roland Garros en 1972, a punto de cumplir los 35 años, pero se había perdido las dos finales españolas en la Copa Davis, en 1965 y 1967.

"Cuando regresé al equipo en 1972 Santana ya no estaba", explica Gimeno. "Tenía muchas ganas de jugar y llegué a un acuerdo con Pau Llorenç, presidente de la Federación Española. Le dije que debían asegurarme dos millones de pesetas por jugar la Davis y renunciar al contrato que mantenía con Lamar Hunt (WCT), pero que si los ganaba en el circuito, no cobraría nada. Los gané en tres meses, y sólo cobré las primas. Era muy poco dinero". Llorenç explicó recientemente que Gimeno, el jugador que venía del tenis profesional, cumplió el acuerdo y no pidió ningún dinero extra, como hicieron otros jugadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de diciembre de 2000