"No le di un cabezazo de milagro"

Luis Aragonés reprende delante de toda la plantilla del Mallorca a Eto'o, al que ya zarandeó durante el partido con el Zaragoza

El insólito incidente de la jornada, el zarandeo con el que Luis Aragonés reprochó a Eto'o su comportamiento tras ser sustituido en Zaragoza, tuvo su prolongación ayer. El entrenador del Mallorca reunió a toda la plantilla en el centro del campo y desde la cabeza del corro le dio un broncazo de aúpa al futbolista camerunés, que soportó el chaparrón en silencio desde la otra punta del grupo. "Primero", gritó el técnico, "a mí no me la tira nadie. Y se lo digo a todos: no me la tira nadie. No la camiseta del club que me paga. Y pudo haber un incidente más serio, porque no le dí un cabezazo de milagro. ¡De milagro!". Al momento, Aragonés avanzó un par de pasos y reclamó mayor atención a Eto'o, que había agachado la cabeza: "No, no; míreme a la carita, míreme a la cara. ¿Se entera usted? Está incumpliendo". Ahí concluyó el sermón. O el tramo del mismo que los micrófonos de la televisión lograron rescatar desde la lejanía.El suceso comenzó realmente la tarde anterior, durante el encuentro Zaragoza-Mallorca, en La Romareda. Aragonés sustituyó a Eto'o por Stankovic nada más producirse el tanto de Luke, el del 1-1, y el camerunés contestó el cambio con murmuraciones, malas caras y ostensibles gestos de rabia. En un momento dado, el técnico, harto de la actitud de su pupilo, se fue a por él, le dijo un par de cosas, le cogió de la pechera y le zarandeó. Luego, concluido el partido, Eto'o explotó: "Siempre el sustituido soy yo. Y creo que no me merezco este trato. Tomaré medidas para mí mismo". Aragonés, por su parte, se reafirmó en su enfado: "Si tengo que hacer un cambio, lo hago. Se llame Eto'o o Pelé. O se llame Romario. Me puedo equivocar... Pero creo que no me equivoco".

Ayer, tras el broncazo del entrenamiento, Eto'o suavizó su mensaje: "No [hay que] preocuparse. Ha sido como una discusión de padre e hijo". ¿Va a buscar su marcha del club? "No, no. ¿Dónde se vive mejor que aquí?".

No fueron éstos los primeros incidentes en la relación de Aragonés y Eto'o. De hecho, hace unos días, el preparador le expulsó de un entrenamiento porque no se estaba empleando con las ganas suficientes. El club abrió al jugador un expediente, todavía no resuelto. Los gestores del Mallorca tienen ahora más trabajo. "El asunto es como mínimo preocupante", declaró a Efe un portavoz, "ya que club ya tiene abierto un expediente al jugador".

Los compañeros de Eto'o intentaron arrojar tierra sobre el enfrentamiento. "Eto'o es un jugador que se rebela por no jugar. Le da la ventolera. Es como un potrillo", afirmó Engonga. "Eto'o es un buen jugador", añadió Luque, "y es lógico que quiera estar en el terreno de juego durante los 90 minutos. Pero tiene que entender que esto nos ocurre a todos. De todos modos, cuanto menos se hable de este asunto, mucho mejor". Stankovic, el futbolista que sustituyó a Eto'o el domingo, indicó: "No todos podemos estar en el campo".

El caso es que si los futbolistas del Mallorca tenían alguna duda de cómo se las gasta Aragonés, desde el domingo, también desde ayer, ya les deben de quedar pocas. Aragonés, de 62 años, es un técnico de reacciones extremas. O afable al máximo o terrible a más no poder. Al jugador le seduce con guiños de complicidad en la mayoría de los casos, pero hasta un punto. Cuando entiende que se vulneran los acuerdos, que se flirtea con la indisciplina, entonces se vuelve inflexible. Y es ahí cuando es capaz de discutir con Romario -al brasileño, en sus tiempos del Valencia, también le reprendió enérgicamente por su actitud y le soltó el célebre "míreme a la carita" que reprodujo ayer- o con Futre -el portugués abandonó el Atlético la primera vez después de que el entonces entrenador le reprochase su comportamiento durante un derby-.

Y no sólo con los jugadores Aragonés muestra su carácter. También le cogió del cuello al mismísimo Jesús Gil durante una discusión cuando el actual dueño del Atlético aterrizó en el club.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS