Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RELEVO AL FRENTE DEL SOCIALISMO MADRILEÑO

El guerrista Simancas, nuevo líder de la FSM con el 55% de los votos

Los vencedores lamentan que Zapatero hubiera apostado por el derrotado"Están todos contra nosotros", admitió un miembro del colectivo que apoyaba a Díaz

Candidatura "plural"

El guerrista Rafael Simancas, apoyado por buena parte del sector renovador, fue elegido ayer nuevo secretario general de la Federación Socialista Madrileña (FSM) con el 55,7% de los votos emitidos por los delegados acreditados en el IX Congreso del PSOE regional. Su oponente José Antonio Díaz, vicerrector de la UNED y candidato propuesto por otra parte de la renovación, consiguió el apoyo del 40,8% de los representantes. Veintidós delegados, el 3,4%, votaron en blanco -este porcentaje no fue tenido en cuenta por la mesa del congreso, lo que convirtió los resultados oficiales en un 57,6% a favor de Simancas frente a un 42,3% de Díaz-. Depositaron su papeleta 639 de los 643 delegados: sólo hubo cuatro abstenciones.El apoyo anunciado del ala izquierda del partido y la fractura existente en el sector renovador fueron decisivos para el triunfo del candidato auspiciado por José Acosta (líder de los guerristas madrileños).

Los vencedores lamentaron, por "innecesario", que la ejecutiva federal hubiera apostado por el aspirante que ha resultado perdedor, José Antonio Díaz, una opinión generalizada ayer entre los delegados al congreso, aunque rechazada por el secretario de Organización, José Blanco, quien se apresuró a expresar el "respeto [de la federal] hacia la voluntad de los socialistas madrileños" y su apoyo al nuevo líder de la FSM.

El propio Simancas fue el primer interesado en proclamar su identidad con la dirección del PSOE. Nada más conocerse los resultados, recibió por teléfono la enhorabuena de José Luis Rodríguez Zapatero. "Me ha felicitado efusivamente y me ha pedido un esfuerzo de integración. Yo le he contestado que cuenta con la FSM para hacer del espíritu del 35º congreso [federal] un referente en Madrid", comentó. Simancas calificó su victoria de "amplia y contundente", agradeció la "confianza" mostrada por la mayoría de sus compañeros y prometió una ejecutiva unitaria. "Tenderemos la mano a la opción perdedora, porque aquí no sobra nadie", afirmó.

Díaz reconoció su derrota y se declaró "muy satisfecho" del número de votos recibido. "Significa que nuestro proyecto tendrá un peso importante en la FSM", aseguró, antes de añadir: "Estoy a disposición [de Simancas] para hablar de política".

El voto de la izquierda de la FSM y la división renovadora, claves del triunfo de Simancas

Simancas configuró de esta manera una candidatura que se ha arrogado en todo momento el carácter "plural" necesario para "terminar con la guerra entre las distintas familias" de la FSM, un enfrentamiento que en los últimos años, según admiten representantes de ambas partes, ha minado la acción política de los socialistas madrileños y ha impedido a la ejecutiva regional llevar a cabo una oposición eficaz en el Ayuntamiento y la Comunidad, gobernados por el PP.Los guerristas sostienen que en esa lucha por el poder de la FSM, concretada ahora en la contienda electoral entre Simancas y Díaz, la dirección federal se decidió equivocadamente a favor del candidato perdedor. "Se han inventado un adversario, porque Rafael Simancas y sus apoyos siempre han estado con la ejecutiva federal", afirmaba ayer un dirigente acostista. Por mucho que desde la dirección del PSOE se negara la interferencia, esa interpretación era un clamor en el cónclave madrileño. Los matices estaban entre quienes mencionaban como artífice de esa arriesgada apuesta directamente al secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, y quienes apuntaban al secretario de organización, José Blanco. Los mejores conocedores de la situación todavía matizan más: aseguran que es Enrique Martínez, militante de la FSM y al frente de la comunicación interna de la ejecutiva federal del PSOE, el responsable de ese error táctico.

Otros miembros de la dirección, sin embargo, sostienen que nunca se tomó la decisión de apoyar a uno u otro aspirante. El propio Blanco ha señalado en los últimos días que Simancas le parecía tan buen candidato como Díaz. Ambos contendientes habían proclamado además repetidamente, durante la campaña electoral, su identificación con el proyecto encabezado por Rodríguez Zapatero y su voluntad de trasladar a la FSM el "espíritu" del 35º Congreso Federal. "Todos nosotros votamos a favor de la ejecutiva de Zapatero en julio. Es absurdo pensar que ahora vamos a retirarle nuestra lealtad", explicaba un dirigente guerrista.

El congreso de los socialistas madrileños será clausurado hoy, después de que los delegados voten la dirección propuesta por Simancas. Previamente habrán de discutirse las enmiendas de las agrupaciones a la ponencia marco, un debate de ideas que ha quedado algo ensombrecido por la pugna por la secretaría general.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de noviembre de 2000

Más información