Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los guerristas ganan el congreso del PSOE asturiano con el 52%

Derrotado el candidato renovador, apoyado por el Gobierno regional

El sector guerrista revalidó ayer su histórica y tradicional hegemonía en el PSOE de Asturias. El candidato de este ala, Javier Fernández, se proclamó nuevo secretario general de esta federación tras obtener el 52,56% de los votos. Perdió Álvaro Álvarez, el otro aspirante. Pero sobre todo salieron derrotados quienes le apoyaban: el sector renovador y el Gobierno socialista de esta comunidad autónoma, dirigido por Vicente Álvarez Areces.

Javier Fernández, a quien también apoyaba la Ejecutiva saliente, obtuvo 215 votos de los 409 emitidos. Su contrincante recibió los 194 restantes (47,43%).Fernández, de 51 años, casado, ingeniero superior de minas, ex diputado en el Congreso y en la actualidad consejero de Industria del Gobierno del Principado, aseguró que promoverá la unidad e integración de todos los sectores del partido y comprometió su respaldo al Gobierno renovador de Vicente Álvarez Areces, superando la quiebra vivida en los últimos meses entre el sector guerrista, dominante en el grupo parlamentario, y el Gobierno del Principado, de la tendencia minoritaria.

El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, emplazó ayer a la FSA a "la unidad, la máxima cohesión y la reconciliación", y a prestar el apoyo pleno al Gobierno de la Comunidad. "Si se han cometido errores, hay que rectificarlos y pronto. Os quiero unidos", añadió. En la misma línea, el nuevo líder de los socialistas asturianos sostuvo que "se abre una nueva etapa y un cambio".

Fernández nació en Mieres, en el valle minero del Caudal, -un feudo guerrista- pero está afincado en Gijón, donde dominan los renovadores. Ha estado vinculado al sector guerrista -es sobrino nieto del fundador del sindicato minero SOMA-UGT, la principal fuerza del guerrismo en Asturias- pero vivió la reciente crisis del socialismo asturiano como consejero de Industria del Gobierno renovador de Álvarez Areces, lo que le causó, aseguró ayer en su discurso ante el congreso, "un profundo desgarro". Su intervención por la mañana ante los delegados, en la que se mostró emotivo, fue un factor decisivo, según opinión generalizada, para arañar por la tarde votos a Álvaro Álvarez, quien obtuvo en el escrutinio el respaldo de diez delegados menos respecto a los 204 que lo habían avalado para concurrir a la secretaría general.

Las heridas internas, sin embargo, son aún recientes. La asamblea acogió, puesta en pie y con una ovación unánime, al nuevo secretario general y respaldó del mismo modo el abrazo con el que fue felicitado por el candidato derrotado, por el presidente del Principado y por el secretario general saliente, Luis Martínez Noval. Sin embargo, la división quedó patente cuando recibió el mismo saludo afectuoso del líder minero José Ángel Fernández Villa. Parte de la sala permaneció sentada y se oyó algún silbido aislado. Fernández Villa aseguró, sin embargo, que Fernández hará posible la integración y el apoyo al Gobierno. Todo queda pendiente de la negociación de la Ejecutiva entre los distintos sectores, que comenzó anoche.

[Los socialistas celebran también este fin de semana congresos en León, en la mayoría de las provincias andaluzas y en Navarra, donde ayer salió reelegido secretario general de los socialistas navarros, Juan Jsé Lizarbe con el 69% de los votos de los delegados].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de noviembre de 2000