Plan de choque

Las autoridades parecen haber dicho basta. El PSOE ha pedido la comparecencia del ministro Mayor Oreja. E Interior ha puesto en marcha un plan de choque que prevé cerrar el río y comenzar a vigilar el puerto de Barbate, que goza de total impunidad desde hace años. El alcalde quiere que se vuelva a instalar en el pueblo el servicio de vigilancia aduanera. En seis meses se esperan resultados. No es difícil cortar de raíz con el tráfico. Pero luego hay que aguantar el chaparrón, cuando empiece a escasear el dinero fácil. "Nos han prometido inversiones en industrias alternativas y estoy muy ilusionado con algunos proyectos turísticos", dice el alcalde. Pero las medidas cuentan con algunos escépticos: "Esperamos que pongan algo más que 18 guardias civiles", dice Francisco Mena, un veterano líder de asociaciones contra la droga, "porque, de lo contrario, no se resolverá nada". La gente que trabaja para la Comunidad, una asociación local de lucha contra la droga, vive amenazada. "Le han dicho hasta al cartero que no se atreva a venir por aquí", cuenta una directiva. "Hemos decidido comenzar a hacer nuestro trabajo con chicos de cinco y seis años. Hay que empezar muy pronto para evitar que se contaminen", concluye.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 28 de octubre de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50