HOCKEY HIERBA - LAS 'CHICAS DE ORO' SALEN A FLOTE

Una empresa italiana patrocinará al equipo femenino San Pablo Valdeluz

Viaje en literas

El equipo femenino de hockey sobre hierba San Pablo Valdeluz (SPV) 51 ha llegado a un acuerdo con la empresa Marconi, firma italiana de componentes telefónicos, para que patrocine al conjunto madrileño durante la temporada en la División de Honor, que empieza este próximo domingo. La compañía aportará cuatro millones de pesetas, que se suman a los otros tres millones que les entregará el Ayuntamiento de Madrid. El San Pablo Valdeluz, un equipo que aportó media docena de jugadoras a la selección nacional que ha participado en los Juegos Olímpicos de Sydney, estaba hace un mes al borde de desaparecer de la élite por falta de ayudas.

La entrenadora del equipo, María Ángeles Rodríguez Suárez, conocida como Masa, está satisfecha con los acuerdos alcanzados, aunque sigue algo preocupada: "Todavía no nos han dado nada", dice. "Por eso este fin de semana viajaremos a Barcelona en literas y volveremos en autocar de línea", añade.A pesar de los siete millones de pesetas que han obtenidos las chicas de oro (algunas ganaron la medalla de oro en Barcelona), dos jugadoras olímpicas del San Pablo Valdeluz, Nuria Moreno y Mari Carmen Martín, han fichado por el conjunto del Ourense.

Masa explica: "El equipo lucirá en sus camisetas el nombre de Marconi y podrá desplazar a los 16 jugadores en los partidos de casa. El año pasado sólo podían ir las once jugadoras del equipo titular y una reserva".

Con el convenio firmado con el Instituto Municipal de Deportes, el SPV 51 se compromete a promocionar el hockey entre los niños con partidos de exhibición. También formarán una escuela y harán entrenamientos en colegios y polideportivos municipales. El Ayuntamiento de Madrid estudia la posibilidad de hacer un campo de hockey municipal.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS