Javier Reverte dice que con 'Trilogía de Centroamérica' quería saldar una deuda

"¿Cuánta gente que dice defender el bien vive en el crimen? Hasta el mal puede tener un discurso de justicia. Es algo que me asombra y me deja perplejo". Estas palabras del escritor Javier Reverte pronunciadas ayer en Sevilla se hicieron demasiado cercanas al público que acudió a la presentación de su Trilogía de Centroamérica, tres novelas reunidas en un volumen que narran el sufrimiento y la alegría de gentes comunes que viven situaciones límites.

"Como escritor, me interesa penetrar la ambigüedad del alma humana, la banalidad que nos lleva a aceptar el mal. Me pregunto hasta qué punto el mal puede tener sus razones, es algo que me deja perplejo y confundido", comentó el autor, en clara referencia al atentado que ayer costó la vida en Sevilla al médico militar Antonio Muñoz Cariñanos. La trilogía -Los dioses bajo la lluvia, El aroma del copal y El hombre de la guerra- es una reedición que Plaza y Janés ha realizado de tres novelas publicadas por Reverte entre 1986 y 1992, fruto de sus viajes por Honduras, Nicaragua y Guatemala en la década de los ochenta. Los periodistas Román Orozco y Tico Medina presentaron la obra en el edificio Winterthur.

El autor de Corazón de Ulises explicó que había querido contar la historia de hombres y mujeres que viven en situaciones límites, y que "a pesar de navegar entre el dolor, la miseria y la muerte, intentan construir una esperanza, una alegría". Para Reverte, con esta trilogía salda una deuda con esos países: "Es mi caricia personal a América". En opinión de Orozco, delegado de EL PAÍS en Andalucía, no se trata sólo de tres novelas "ejemplares", sino de "un crudo reportaje de lo que se vivió en aquel punto del globo en la década de los 80". Orozco, que calificó el libro como un viaje virtual - "después de leerlo el lector pensará que ha estado allí"- destacó la "magistral" ambientación del paisaje de los tres países centroamericanos, "hasta el punto de que uno se adentra en sus páginas y de repente se ve caminando por los mercados abarrotados de Managua o la densa selva guatemalteca de Petén". Pero sobre todo, se refirió al compromiso de Reverte con los desheradados. "Aunque intenta aparentar que nada le interesa, Reverte se traiciona en sus escritos: le importa lo que sucede en el mundo, y sobre todo, le importa el mundo de los menos favorecidos".

El dolor, la muerte, la guerra, el valor y la cobardía, pero también el amor, la alegría, el ron y la esperanza, con los colores, los olores y la sensualidad de Centroamérica, son los ingredientes de esta trilogía que Medina calificó como "el libro de los sentidos de América" en una zona "donde la vida y la muerte valen muy poco porque es lo único que tienen esas gentes". "Reverte ha escrito tres novelas feroces, la apasionada y apasionante historia de tres pueblos que sobreviven a su propio cataclismo cotidiano amando, bebiendo, bailando y siendo", dijo Medina.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS