Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VUELTA 2000

Santos González justifica en Madrid su billete para los JJ OO de Sydney

La Vuelta baja el telón mirando hacia Sydney. El ganador de la última etapa, Santos González, marcha hacia allí mañana. Y llegará bien preparado. El corredor del equipo ONCE, una de las sorpresas de la carrera de este año, es uno de los dos españoles que competirán en la contrarreloj de los Juegos. El otro, su compañero de equipo Abraham Olano, terminó en tercera posición.Sólo ellos dos y una quincena más de corredores llegaron a Madrid con ganas de exprimirse. Para la mayoría, la Vuelta terminó en Abantos. En serio, de verdad, sólo se lo tomaron quienes luchaban por entrar en el grupo de los 10 primeros (Zubeldia le quitó el honor a Belli) y un puñado de corredores del Kelme y el Vitalicio. Se jugaban la clasificación por equipos, y ganaron los mejores, los compañeros del líder.

La Vuelta sólo ha tenido un color, el verde. Incluso la clasificación de la regularidad, la migaja destinada normalmente a los sprinters que llegan hasta el final, ha correspondido a Heras. Todo un síntoma. Ha sido la Vuelta de los escaladores. Casero tendrá que esperar otra oportunidad (el año próximo no se ascenderá el monte de sus calamidades, el Angliru). Y no sólo deberá ser paciente para intentar subir más alto al podio, sino para ganar una etapa. Una vez más, se le resiste. Sólo seis segundos le separaron de Santos González, pero lo suficiente para que siga con el sambenito.

El corredor del ONCE, a pesar de su victoria, del alarde de buena forma y de demostrar que su inclusión a última hora para Sydney está más que justificada, se quedó lejos de la tercera posición. Tonkov supo defenderla con creces.

Pero mayor desgracia tuvo Álvaro González de Galdeano que, como su hermano, no pudo terminar la carrera. Una caída se lo impidió después de pedalear durante más de 2.800 kilómetros. Sólo 124 corredores aguantaron el ritmo de la Vuelta más corta de los tiempos modernos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de septiembre de 2000