Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP dice ahora que su prioridad para Cádiz es la N-340 y que liberar el peaje no es urgente

La principal apuesta del Ministerio de Fomento para Cádiz en materia de infraestructuras es el desdoblamiento de la carretera N-340 entre Chiclana y Vejer. Así lo afirmó ayer la presidenta provincial de los populares, María José García Pelayo, aunque las obras no comenzarán al menos hasta 2002 y acumulan ya varios años de retraso. A la vez, la dirigente del PP señaló que esa inversión es preferente respecto a la liberalización del peaje de la autopista Sevilla-Cádiz (A-4), única carretera de pago de Andalucía sin una alternativa gratuita."La prioridad nuestra, al igual que la de todos los gaditanos, es el desdoblamiento de la 340", dijo García Pelayo, quien explicó que esta carretera causa "retenciones, atascos, accidentes, produce muertes; y el peaje, hasta ahora, no está ocasionando ni atascos ni accidentes". "Por lo tanto, entendemos que lo que hay hacer es solucionar un problema real que existe, lo mismo que son reales los accidentes que se producen en la Jerez-Los Barrios o en la A-92", dijo García Pelayo, quien sostuvo, no obstante, que el PP "no va a ceder" en su empeño de liberalizar esta vía de forma progresiva. Ayer se cumplieron nueve meses desde que el Ejecutivo liberalizó algunos tramos de autopistas catalanas y valencianas.

La carretera N-340, que une las poblaciones del litoral gaditano entre la capital y Algeciras, padece colapsos diarios todo el año en horas punta y en verano, con una población flotante que triplica el censo habitual, la vía se satura cada día. Se trata además de la carretera con mayor índice de siniestralidad de la comunidad y de una vía que el sector hotelero considera sustancial para garantizar el desarrollo turístico de la zona.

Al retraso del desdoble en esta carretera, acumulado por el último Gobierno socialista, que dejó transcurrir casi dos años sin encargar los estudios previos tras la firma del convenio Dos Bahías, se suman ya otros cinco años imputables al PP, que comenzó la tramitación del proyecto en 1996, cuando accedió al poder. Cinco años después, aún resta la finalización del anteproyecto, la exposición pública, el estudio de impacto ambiental, la licitación y los restantes trámites de adjudicación. Las previsiones más optimistas sitúan en 2002 el inicio de las obras.

Una plataforma ciudadana integrada por vecinos y agricultores de las poblaciones afectadas ha comenzado ya movilizaciones, causando dos cortes en la carretera. A la vez, todos los alcaldes de la zona han suscrito un documento en el que exigen el desdoblamiento urgente de esta vía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de septiembre de 2000