Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El derrumbe de un monte provoca el desalojo de seis familias en Málaga

Hacia las 4.45 horas de la madrugada de ayer, los vecinos de la calle Mina del Candado, en la urbanización El Candado de Málaga, despertaron por un ruido parecido a una fuerte tormenta de granizo. Lo que pasaba era algo bastante peor: el monte sobre el que estaban edificadas sus casas había vencido. Los vecinos alertaron a los bomberos y, tres horas más tarde, recibían la primera explicación del suceso: el interior del monte está horadado por una antigua mina de yeso y podía haber cedido alguna galería. Seis familias han sido desalojadas indefinidamente.A pesar de la gravedad del suceso, nadie resultó dañado. El Ayuntamiento de Málaga ha declarado en ruina seis de las viviendas de la calle, aunque en total las casas dañadas por grietas suman alrededor de 20. El desplome del monte ocasionó, además, el hundimiento del muro de contención sobre el que reposaba la vivienda más afectada, construida, como otras tres de la misma urbanización, al borde de la cima del monte sobre pilares de hormigón.

El muro, al caer, cortó el único camino que permite acceder a las casas, de modo que fue necesario habilitar un carril por el lado opuesto al derrumbamiento para permitir a los vecinos salir con sus enseres. El acceso a la vía sobre la que cayó el muro ha quedado cortado para evitar que un nuevo desplome cause daños a los transeúntes, ya que ayer no se descartaba que la casa del borde pudiese llegar a desplomarse.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y varios concejales se desplazaron a primera hora de la mañana al lugar del derrumbamiento. De momento, se ha ofrecido a los vecinos alojamiento provisional en un hostal. Con todo, la concejala de Urbanismo, Olivia González, señaló que "el Ayuntamiento ayudará en lo que pueda, pero también habrá una parte privada que corresponderá a los vecinos". Éstos comentaron ayer que en 1989, cuando construyeron las casas, el Ayuntamiento les denegó la licencia de primera ocupación porque la constructora no había levantado un muro de contención para evitar el derrumbamiento del monte.

Después de construir el muro solicitaron de nuevo la licencia, pero la respuesta fue que no era necesaria, porque la situación de las casas ya era legal. También indicaron los vecinos que en ningún momento se les denegó la licencia de obras por considerarse el terreno inestable.

Sobre este asunto, la concejala de Urbanismo dijo que "al ser las casas del año 1988, si se ha incumplido algún trámite por parte del Ayuntamiento, la responsabilidad es del gobierno anterior". La principal hipótesis que barajan ahora los técnicos para explicar el hundimiento es que una subida del nivel freático haya provocado la disolución de materiales como el yeso y que alguna galería se haya desplomado. Sin embargo, los vecinos aseguran que desde la construcción de la Ronda Este de Málaga, en 1992, que pasa justo detrás de la urbanización, han venido sufriendo desprendimientos de terreno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de septiembre de 2000