Cacho confía en Sydney

El atleta, lesionado el domingo, no descarta correr los 'nacionales'

Fermín Cacho llegó ayer a Soria con la satisfacción de saber que sus opciones para acudir a Sydney se mantienen, hasta el punto de que comentó a sus compañeros de entrenamiento, entre otros, Roberto Parra, que acudiría a trabajar al estadio de Los Pajaritos, aunque al final no lo hizo. La luz de alarma se encendió instantes después de que se diera la salida en la prueba de 1.500 metros de la reunión de Padua (Italia) del pasado domingo, a la que acudía Cacho para coger la confianza necesaria en su preparación.Hasta la salida de esta carrera todo habían sido dudas en torno a la figura del mejor atleta español de la historia. Después del pistoletazo inicial, las dudas se multiplicaron. "Sentí un calambre que me subía desde el tendón al gemelo", recuerda Cacho, que inmediatamente desaceleró para no agravar más el problema.Fueron instantes de confusión, incluso en las informaciones que llegaban desde esta ciudad italiana: el doble medallista olímpico del kilómetro y medio, quedaba descartado de su tercera participación en unos Juegos Olímpicos, por una rotura fibrilar en el gemelo de su pierna izquierda.

El desánimo cundió entre la expedición española. Su mánager, Miguel Ángel Mostaza, experto fisioterapeuta, no quería ser negativo. Un tratamiento posterior con hielo y analgésicos dio como resultado "una mejoría tremenda", comentó Mostaza. "Tenemos que darle un poco de tiempo y ver cuál es su evolución para saber qué ocurrirá con vistas al campeonato de España de este próximo fin de semana y los Juegos Olímpicos", dice su manager.

Su entrenador, Enrique Pascual Oliva, reconoce que se asustó con las primeras informaciones que llegaban desde tierras italianas. Pascual Oliva, una vez más, se mostraba optimista: "No tiene ningún problema de contractura y el tendón no va a ser un gran impedimento para poder acudir a Sydney", comentó. "Si no hay nada nuevo, no tenemos por qué parar. Otra historia diferente es la actual forma que presente, que para mí no es mala".

Fermín Cacho sufre desde febrero una tendinitis en el talón de Aquiles de su pierna izquierda. Una lesión que no le ha dejado entrenar al ritmo que él hubiera querido, pero que no tiene que impedirle llegar a sus terceros juegos. "Es una tendinitis", explica el propio Cacho, "con una bursitis, pero no tengo ninguna rotura de fibras, ni siquiera una contractura. Simplemente es una zona muy localizada del tendón, que se extiende dos o tres centímetros tanto por la parte interna como externa". "El problema", comenta, "es que cuando haces un esfuerzo mayor es cuando te hace daño", que es lo que sucedió en la salida de la carrera de Padua.

El doble medallista olímpico sabe que tendrá que sufrir para llegar a la cita olímpica porque "el dolor no se me quitará hasta que no pare del todo, pero como no puedo parar... Ése va a ser otro problema", comenta con una sonrisa irónica. "Lo tengo claro, lo voy a intentar hasta el final, pase lo que pase con el tendón. Mientras el tendón no se rompa, seguiré; si se rompe, a descansar y hasta el año que viene".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS