Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lagares califica de "horroroso" el impreso de declaración del IRPF

El catedrático de Hacienda Pública y padre de la reforma del IRPF, Manuel Lagares, calificó ayer de "horroroso" el impreso de la declaración de renta, sólo descifrable "para quienes tienen ordenador". Lagares, partidario de que todos los impuestos sean más sencillos, llegó a calificar el IVA de "monstruo de Frankenstein", que "no hay quien lo entienda", y al sistema de financiación autonómica de "retablo churrigueresco", con fórmulas de cálculo "barrocas, llenas de dorados".

Acaba de terminar el plazo para declarar el nuevo IRPF y los expertos ya proponen nuevas mejoras. La más urgente, que el impreso sea más sencillo, ya que, según el principal inspirador de la reforma, el catedrático Manuel Lagares, el actual es "horroroso". Es fácil, dijo, para quienes tienen un ordenador y lo pueden rellenar mediante el programa informático de Hacienda, "pero no para quienes lo hacen a mano". Lagares dijo que, de sus 113 propuestas de reforma, el impuesto final ha recogido 109, y para él la de mayor trascendencia es la que establece el "mínimo personal" o cantidad que está exenta de tributar -con carácter general, 550.000 pesetas por contribuyente, más 200.000 pesetas por hijo-, por considerarse lo imprescindible para vivir. En su opinión, esa cantidad "debería actualizarse cada año", aunque para 2000 el Gobierno ha mantenido la del año anterior. El mínimo personal, "en contra de las críticas de algunos sobre si favorece más al hijo del rico", dijo Lagares, es el elemento "que más ha contribuido a una mejor redistribución de la carga fiscal".Estas propuestas fueron planteadas ayer por Lagares durante su participación en un curso sobre La política fiscal del futuro, organizado por el Instituto de Estudios Fiscales en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander.

Otro problema pendiente, según Lagares, es el de la neutralidad fiscal del ahorro, todavía no conseguida. Explicó que aún persisten "ratoneras" que penalizan la movilidad del ahorro. Por ejemplo, la que obliga a practicar una retención fiscal del 18% por el cambio de fondo de inversión. El consejero del Banco de España y también catedrático de Hacienda Pública, José Manuel González Páramo, coincidió en que ésta es una asignatura pendiente. En su opinión, "casi todo el ahorro a largo plazo debería tener un mismo tratamiento fiscal".

Lagares alertó sobre los cambios que producen en el sistema fiscal el actual proceso de globalización y las nuevas tecnologías. Explicó que el riesgo ahora es el de la "deslocalización" fiscal, que provoca "problemas de desaparición de las rentas de un país y su aparición en otro".

El peligro de esa "deslocalización", según Lagares, es que la carga fiscal "recaiga sobre las rentas que tienen menos movilidad"; es decir, las del trabajo. Esto obliga a un nuevo diseño de las figuras tributarias y a "mirar de reojo" lo que hacen otros países. En el IRPF, por ejemplo, Lagares cree que el tipo máximo no debe superar el 43%, en línea con las tendencias en Alemania o la situación en Reino Unido, frente al 48% en España.

"Pongo estos ejemplos", dijo Lagares, para significar que bajar el IRPF "no es sólo una propuesta del mundo capitalista liberal; aunque también lo es". Lagares propuso, con el acuerdo de la UE, un cambio radical en el impuesto sobre el valor añadido (IVA), que calificó de "monstruo de Frankenstein", que "no hay quien lo entienda". Debe simplificarse, dijo, para que el IVA pase a ser un impuesto sobre las ventas, el modelo de Estados Unidos, y no sobre el valor añadido, como en España y en el conjunto de la UE.

Financiación autonómica

Pese a todo, González Páramo señaló que España es en estos momentos uno de los países "mejor preparados para afrontar una guerra fiscal". El consejero del Banco de España también valoró positivamente la reforma fiscal, así como la "credibilidad" de la política presupuestaria y la conveniencia de lograr déficit cero el año próximo.Uno de los grandes problemas pendientes, según Páramo, es el nuevo sistema de financiación autonómica, que debe entrar en vigor en 2002. En su opinión, la reforma debería contemplar "una verdadera corresponsabilidad fiscal, y no lo que hay ahora". En este aspecto coincidió Lagares, que comparó el sistema de financiación de las comunidades con "un retablo de Churriguera", un "sistema barroco, lleno de dorados, cada vez más difícil de comprender".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de julio de 2000

Más información

  • El padre de la reforma fiscal dice que el IVA es "como Frankenstein"