Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EUROCOPA 2000El rival de España

Tácticos, técnicos y fuertes

Los jugadores y el seleccionador de Francia consideran que su ventaja sobre España abarca todos los aspectos

Francia intimida cuando gana porque juega de memoria y defiende con la misma precisión con que remata a sus adversarios. Pero lo más amenazador de este equipo es su aspecto después de una derrota. Había caído ante Holanda (3-2) hacía apenas unas horas y sin embargo sus jugadores y el seleccionador, Roger Lemerre, desbordaban optimismo. Los franceses se sienten inexpugnables y el partido contra los holandeses fue una pura maniobra estratégica que a Lemerre le salió redonda. "Salimos a ganar el partido, y queríamos ganarlo... así que yo siento mucho que no hayamos ganado", dijo ayer el técnico con una sonrisa. Su felicidad tiene una explicación: Francia perdió con un equipo de suplentes que puso a Holanda al borde de la asfixia. Holanda ha ganado, pero ¿a qué precio? Francia ha perdido una batalla pero sigue celebrando su buen juego y su descanso. Los titulares y los más veteranos refrescan sus músculos y se preparan para el duelo que les incumbe de verdad: el que los enfrentará a España en Brujas, el próximo domingo.El mejor estado físico frente a un rival cansado era un tema recurrente entre los franceses en la concentración de Ijmuiden, cerca de Amsterdam. Patrick Vieria, uno de los que saltará al campo contra España, reconoció que su selección cuenta con mayores reservas que la española: "En campeonatos de este tipo la buena condición física es fundamental, y en ese sentido creo que nosotros estaremos mejor que los españoles, que vienen de jugarse todo en un partido. Nuestra plantilla ha podido descansar gracias al partido contra Holanda, donde no nos jugábamos nada". Lemerre, que el miércoles se sentó en el banquillo más fabuloso que se ha formado en esta Eurocopa -junto a jugadores como Zidane, Blanc, Petit, Deschamps, Barthez, Anelka o Henry- se siente favorito para alcanzar la final. Ayer se dejó llevar por su satisfacción: "Holanda ha terminado cansada del partido de ayer , ha sufrido y nosotros sólo jugamos con un equipo poco habitual. Nos ha ganado, pero quizás nos encontremos otra vez".

Por sus palabras, dio la sensación de que tanto Lemerre como sus jugadores se habían pasado los últimos días estudiando más a España que a Holanda. El interior derecha que pretende el Madrid para la próxima temporada, Robert Pires, hizo una radiografía de Mendieta, con quien se siente identificado futbolísticamente. El lateral zurdo Bixente Lizarazu señaló los puntos fuertes y los flancos débiles de la selección española intentando aportar argumentos para desmitificar su poderío. Lizarazu se mostró optimista en su análisis: "España ha hecho mucho en competiciones de clubes esta temporada, pero no hay que olvidar que sus clubes contratan a muchos extranjeros. Estoy de acuerdo en que no hay que fiarse, pero el eje central de su defensa es un poco lento y tendrá muchos problemas para frenar a un ataque tan dinámico y tan rápido como el nuestro, con jugadores muy veloces como Anelka o Henry". El ex lateral del Athletic también advirtió de un peligro: "Raúl, Urzaiz y Etxeberria son capaces de romper cualquier defensa porque saben jugar en corto, saben tirar paredes y meter pases muy precisos a la espalda de los centrales. De eso tenemos que cuidarnos mucho, y la mejor forma de evitarlo será empujándolos, que no se aproximen a menos de 25 metros de la portería".

Francia es más poderosa hoy que cuando alzó la Copa del Mundo en 1998. Sus jugadores lo atribuyen a varios factores: la madurez alcanzada por hombres como Henry, Vieira, Dugarry, Anelka y Pires; el cambio del dibujo táctico, favorecido por estos futbolistas; y la confianza que les brindó el Mundial. "Cambiar de sistema fue necesario porque teníamos un juego muy predecible", reconoció ayer Pires. "Defendíamos muy bien, presionábamos muy bien, pero en ataque jugábamos con un solo punta y eso nos ataba un poco. Ahora seguimos defendiendo de manera colectiva pero hemos pasado del 4-5-1, al 4-3-1-2, y eso se nota, sobre todo en la capacidad goleadora. Fue ridículo que en el Mundial nuestro delantero centro titular no marcara ni un solo gol". David Trezeget señaló que todo el dispositivo táctico gira en torno a Zidane, el jugador que distingue a Francia del resto de las selecciones del planeta. "Desde que cambiamos de sistema, después del Mundial, Francia es el equipo más ofensivo del mundo", opinó Trezeget. "Y la diferencia la marca un especialista como Zidane, que juega por detrás de dos puntas y a quien, normalmente, rodean dos centrocampistas con llegada".

En plena escalada de euforia, el capitán francés, Laurent Blanc, proclamó hace días que su defensa es sencillamente "impenetrable". Ayer, Lemerre dejó claro que se llevaría una terrible sorpresa si España sale victoriosa de Brujas. "Con este equipo", sentenció, "sé que tengo jugadores de sobra para afrontar el Mundial de 2002".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de junio de 2000